RIVEIRA - El detenido por atentado a la Policía se mostró agresivo desde que se trató de registrar la cazadora donde tenía joyas

El hombre fue detenido inicialmente por un hurto de alimentos y una báscula
|

El detenido a última hora de la mañana de este lunes en Riveira por atentado y resistencia a la autoridad, en concreto a dos miembros de la Policía Local que lo llevaron al centro de salud para una revisión, tras ser arrestado poco antes por un delito de hurto, comenzó a tener un comportamiento agresivo a partir del momento en el que los agentes municipales trataron de sacarle la cazadora que vestía para registrársela, y en la que posteriormente se pudo saber que portaba varias joyas. Así trascendió ayer después de que la juez de guardia dictase en relación al referido, cuya identidad responde a las iniciales J.C.O.M., “O Perico”, de 31 años, un auto de libertad con cargos. Este individuo salió en torno a la una y media de las dependencias judiciales, en cuyo interior estuvo cerca de dos horas. Lo hizo reclamando las alhajas que le intervinieron, manifestando que pertenecían a su abuela, pero siguen estando intervenidas hasta que acredite la titularidad de las mismas.
Ante la imposibilidad de realizarle el registro de la cazadora en la consulta de la médico del centro de salud de Santa Uxía que atendió al detenido, por el comportamiento violento que estaba teniendo, finalmente se llevó a cabo en las dependencias de la comisaría del Cuerpo Nacional de Policía en la capital barbanzana. Esa actuación se tradujo en la incautación de una cadena dorada, un anillo dorado con piedras verdes, un pendiente dorado tipo aro, un trozo de cadena dorada con colgante, dos pendientes dorados con bola tipo perla, una cadena plateada y un pendiente plateado. Todos esos objetos los llevaba en los bolsillos de la cazadora que le fue inspeccionada, al igual que tres proyectiles o balas de fogueo.
En relación al hurto que motivó su primera detención, cabe señalar que en el interior del contenedor para residuos orgánicos -de color verde oscuro- el referido J.C.O.M. transportaba por la Rúa Marcial de Adalid, junto a otros dos individuos que lograron darse a la fuga antes de que los pudieran identificar, un total de siete sacos de 10 kilos de patatas rojas cada uno, y otro de patatas blanca con el mismo peso, además de 10 kilos de cebollas en un saco y una báscula de pesado autónoma. Todo ello estaba en el interior de un camión de reparto de productos alimenticios o comestibles, sobre todo frutas y otros productos procedentes de la huerta.

RIVEIRA - El detenido por atentado a la Policía se mostró agresivo desde que se trató de registrar la cazadora donde tenía joyas