La oposición permanece en su bastión y el resto de Caracas vive en “normalidad”

el ideal gallego-2019-05-01-031-7004580d
|

La oposición venezolana se mantiene atrapada en su bastión, el municipio Chacao de Caracas, donde funcionarios militares bloquearon los accesos al oeste de la capital, zona en que tradicionalmente el chavismo ejerce mayor control, con la “normalidad” como nota dominante.


Al cierre de esta edición, al menos unos 500 militares mantienen cerradas las vías de comunicación entre el este y oeste de la capital, mientras motoristas uniformados rodeaban las zonas en las que los opositores se mantenían manifestando y exigiendo la salida de Nicolás Maduro.


La manifestación opositora que se desarrolló en parte de Caracas comenzó después de que de madrugada el jefe del Parlamento, Juan Guaidó, anunciara que “la familia militar” dio el paso para unirse a él y conseguir “el cese definitivo de la usurpación” que considera hace Maduro de la Presidencia.

Liberación
Al líder opositor, reconocido como presidente interino de Venezuela por más de cincuenta países, lo acompaña cerca de medio centenar de militares sublevados, diputados del Parlamento y el dirigente Leopoldo López, puesto en libertad por soldados.


En las cercanías de la manifestación opositora se escucharon varios disparos y los antichavistas también denunciaron la presencia de grupos civiles armados, conocidos como “colectivos”, que acostumbrana salir a las calles en jornadas como la de ayer para amedrentar a la población y reprimirla.

Aunque todavía no hay un informe oficial de heridos, se pudo constatar que una mujer fue herida de bala en el abdomen y fue traslada a un centro hospitalario, si bien todavía no hay un informe oficial acerca de su estado.
Asimismo, por los disturbios ocurridos en las cercanías de la base aérea de La Carlota de Caracas, se reportan al menos diez heridos, informó la Cruz Verde, una organización de médicos voluntarios de la Universidad Central de Venezuela (UCV).


Al menos cinco de los heridos presentan traumatismos en la cara y que uno de ellos fue herido de bala en el pie. También han sufrido daños varios militares, añadió Cruz Verde que no precisó el número ni la gravedad.
En las cercanías de la base aérea se escucharon disparos al aire durante la mañana por parte de militares que apoyan al jefe del Parlamento, y los que defienden al Gobierno de Maduro.


Horas más tarde y después de que los militares que respaldan a Guaidó se retiraran de las inmediaciones de La Carlota, un grupo de manifestantes comenzó a enfrentarse a los uniformados que se mantienen leales a Maduro.
Los manifestantes se enfrentaron con piedras y bombas molotov a los militares que respondían con gases lacrimógenos y perdigones.


Además, una tanqueta de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) atropelló a un grupo de manifestantes dejando varios heridos, informaron los efectivos de Emergencias. El número de heridos causado  por este arrollamiento se ignora.


Mientras tanto, en el oeste de la capital venezolana no se registraron disturbios, y simpatizantes del Gobierno de Maduro acudieron a los alrededores del Palacio Presidencial de Miraflores, atendiendo el llamamiento del considerado número dos del chavismo, Diosdado Cabello. 

La oposición permanece en su bastión y el resto de Caracas vive en “normalidad”