Rueda asegura que Galicia puede poner las inyecciones de una semana en una sola mañana

Una sanitaria prepara una inyección de Moderna | javier cebollada
|

El vicepresidente de la Xunta de Galicia, Alfonso Rueda, afirmó ayer en Mos que Galicia tienen la capacidad logística para administrar en una sola mañana las vacunas que ahora mismo está administrando en una semana, pero que no puede acelerar el ritmo por falta de suministro.

“Hicimos una planificación con mas de 2.000 profesionales para poder administrar las vacunas que nos den”, subrayó Rueda, quien señaló que cuanta mayor sea la velocidad de vacunación “muchísimo mejor” para todos.

“Dependemos del Gobierno central. Nosotros no podemos conseguir las vacunas, sólo podemos administrarlas”, añadió el vicepresidente gallego.

Asimismo, manifestó que el Gobierno central debe poner las vacunas que “no son capaces de poner” algunas comunidades autónomas a disposición de aquellos territorios que agotan el suministro semanal que aporta la Administración central.

“No queremos quitar nada a nadie. Lo que no tiene sentido es tenerlas y no ponerlas cuando hay otros que sí las podríamos poner”, subrayó y añadió que “no es razonable que haya vacunas sin administrar”, por lo que planteó que estas dosis “se pongan a disposición” de aquellas comunidades como Galicia, que tienen mejores cifras presenta en cuanto a volumen de vacunaciones.

 

“Pocas negativas”

Por otro lado, los representantes de residencias, entidades médicas y sindicatos sitúan en “pocos” los casos de quienes optaron por no vacunarse en Galicia por miedo a los efectos secundarios, tras la campaña iniciada primero entre usuarios y trabajadores de geriátricos y esta misma semana en el sector sanitario.

“La vacuna es la más segura de la historia de las vacunas”, sentencia a este respecto el presidente de la Sociedade Galega de Xerontoloxía e Xeriatría, Miguel Ángel Vázquez, que muestra, además, su respaldo a la sentencia conocida esta semana obligando a vacunar a una anciana.

En concreto, un juzgado de Santiago obligó, a petición del centro Domus Vi San Lázaro, a vacunar a una residente ante la imposibilidad, por la limitación de sus capacidades cognitivas, de que decidiese por sí misma y la negativa de su hija a que recibiese la vacuna contra el Covid-19.

Y es que al margen de este hecho, el único caso hasta el momento en España, y de aquellos casos que por patologías previas no se pueden vacunar, distintos colectivos aseguran que, pese a la existencia de personas con “dudas” y “algún miedo”, “en general la gente quiere vacunarse”.

“La vacunación es altísima, hay muy poco personal que rechace la vacuna”, añaden.  

Además, la secretaria autonómica del Sindicato de Enfermería Satse-Galicia, sostiene, de hecho, que hay algunos colectivos que les gustaría “estar ya incluidos”. “Pero hay que priorizar a los que tienen más riesgo”, coincide.

Sobre el colectivo que representa, indica que había “ganas de vacunarse por el bien propio y el general”. “Ese es el sentir general de la profesión”, apostilla.  

Asimismo, la presidenta del colectivo de trabajadores de residencias (Trega), Sonia Jalda, que explica que “hubo gente que no se pudo vacunar por patologías previas” y “alguno que no se quiere vacunar por ahora”. “Prefieren esperar por miedo a los efectos secundarios, aunque son muy poquitos”, aclara.

“No tengo constancia”, asegura, a su vez, el presidente del Consello Galego de Colexios Médicos, Isidro Lago, sobre casos de negativas entre estos profesionales.

Rueda asegura que Galicia puede poner las inyecciones de una semana en una sola mañana