Sin justicia no puede haber democracia

|

Cómo es posible que haya jueces y magistrados que juzguen en función a su ideología si la ley es igual para todos? De la ideología no hay ninguna duda ya que los partidos proponen sus afines para el Supremo y el Consejo del Poder Judicial, de ahí para abajo. No se preocupan de que el conjunto del sistema judicial funcione para todos. Así sabemos que el Consejo General del Poder Judicial lo componen 13 miembros conservadores y 7 progresistas. Por lo que de antemano sabemos cuál será el resultado. A pesar de llevar dos años fuera de plazo porque la situación favorece a la derecha. Por eso no les interesa la renovación de dichos órganos a pesar de que el art.122 de la Constitución punto 3, dice que son nombrados por un periodo de cinco años. Así como el Art.568 de la Ley Orgánica 6/19905 de 1 de Julio, el Poder Judicial se renovará en su totalidad cada cinco años. Pero los demás mortales sí perdemos  plazos perdemos nuestros derechos. Las leyes están llenas de contradicciones dando lugar a inclinar la balanza de los más poderosos que suelen ser aquellos que disponen de más medios económicos para contratar famosos gabinetes no solo por su experiencia, también por sus relaciones dentro de la administración de justicia.

¿Por qué las leyes no son tan precisas como la hoja de instrucción de un aparato? Al usuario no le queda más remedio que seguir las intrusiones para que funcione el artilugio. Las leyes no deben dejar ni una sola fisura por dónde se pueda colar la ideología del juzgador, u otros intereses, y evitar que los partidos dejen de pelearse por colocar sus afines en los órganos judiciales con el fin de proteger sus posiciones en beneficio propio como reiteradamente estamos comprobando al no ponerse de acuerdo para su renovación caducado hace más de dos años.

Sería preferible que los principales órganos judiciales fueran los jueces los que eligieran a sus representantes dado que el sistema actual ha fracasado claramente en su funcionamiento de la administración de justicia.  Luego los políticos podrían exigir el funcionamiento de la justicia estando fuera de ella.

Toda organización humana y en especial en el Estado de Derecho, debe de ser la administración más ejemplar, eficaz y honesta, porque la democracia será una quimera si la justicia no repara el daño causado a la ciudadanía.

No he visto ninguna institución tan chapucera como en los juzgados como tuve la ocasión de comprobar. Ya no me refiero a ganar o perder. La prueba está en el propio abogado que te dice, “que depende de que juzgado y juez toque” y en lo que se refiere a los plazos, juicios y notificaciones fuera de plazo etc. Podrán poner todas las excusas que quieran, como sobre la carga de trabajo, falta de medios, pero lo más importante es el personal que debe cumplir con su deber trabajando con disciplina en equipo.

Hemos visto hacer edificios judiciales, dotación de material informático descoordinados entre sí, pero la justicia no mejoró, ni lo hará mientras sigan los intereses partidarios que nada tienen que ver con los intereses generales.

 

Sin justicia no puede haber democracia