A Zapatero se le olvidó el chándal

|

CUANDO Garzón, no Baltasar, sino el tal Alberto, y Maduro son las dos únicas personas del mundo que están a favor de que el opositor  Leopoldo López continúe en la cárcel –hasta Trump, tan poco amigo del respeto a cualquier tipo de derecho, ha pedido su liberación–, aparece ZP en Caracas dándole unas palmaditas en la espalda al líder bolivariano... Solo desentonaba el atuendo del expresidente del Gobierno, que iba arreglao, pero informal. Se echaba de menos que luciese un chándal con los colores de la bandera venezolana. Tiempo al tiempo, cualquier día se lo pone y seguro que se siente chévere. 

 

A Zapatero se le olvidó el chándal