Tenemos que recordar el pasado para no repetir los errores

El rey y Sánchez en el acto de ayer | efe
|

Más allá de los numeritos que montaron los de siempre, o de la falta de educación de Pablo Echenique, que fue incapaz de detenerse a saludar al rey cuando le tocaba. La verdad es que los españoles celebramos ayer los cuarenta años que pasaron de aquella noche en la que nos ganamos la democracia. Y lo hicimos, en buena medida, gracias a la postura de firmeza que mantuvo en todo momento don Juan Carlos, por mucho que a algunos les moleste. Su mensaje al país fue determinante para que lo que iba camino de golpe de estado quedara en poco más que anécdota. El problema es que si no conocemos nuestra historia podemos repetir los errores que nos condujeron en aquel ya lejano momento, a estar a punto de perder lo que nos había costado otros cuarenta años recuperar.

Tenemos que recordar el pasado para no repetir los errores