La hostelería de Arousa sale hoy a la calle para exigir un plan de rescate del sector

Las consecuencias económicas de la Covid-19 amenazan a sectores muy castigados como el hostelero o el del comercio | mónica ferreirós
|

La hostelería de diferentes puntos de la Ría de Arousa sale hoy a la calle reclamando de forma unánime un plan de rescate para el sector “urxente e necesario” después de los numerosos cierres dictados para bares y restaurantes por la pandemia del coronavirus. En Vilagarcía está prevista una manifestación que saldrá a las once de la mañana de Ravella para recorrer parte del centro urbano y terminar en la Praza de Galicia con la lectura de un manifiesto. Los comerciantes también cerrarán sus negocios a las 11 para participar en la marcha a modo de solidaridad. El presidente de los hosteleros de Vilagarcía Ahituvi, Ricardo Santamaría,

reconoce que el alivio de algunas medidas que permitirán la apertura de los bares solo en terraza a partir del viernes “era o esperado”, pero lamenta que “pasa o de sempre, que hai zonas que teñen a mesma incidencia que Vilagarcía e teñen menos restricións”. En todo caso en Vilagarcía, con la previsión de que el fin de semana va a hacer buen tiempo en la comarca, se prevé que la mayor parte de los hosteleros levanten la reja.


“Esperamos que para a semana se revisen as cousas e poidamos abrir tamén no interior”, matiza Santamaría.


Y es que él, como muchos de sus compañeros en el sector, insisten en que sus locales “son moi seguros” y que cumplen las medidas de aforo “máis que outras actividades ou servizos que nunca se pecharon”. A la misma hora, a las 11, los hosteleros de Caldas partirán vestidos de negro en marcha reivindicativa desde la capilla de San Roque para acabar con la lectura del manifiesto en As Palmeras. En este caso piden el apoyo simbólico de los comerciantes para hacer más fuerza en sus reivindicaciones. Caldas, al igual que todos los concellos que conforman el área sanitaria de Pontevedra-O Salnés está en nivel 2 a partir del viernes y la hostelería solo puede estar abierta en terraza hasta las seis de la tarde y con un aforo del 50 %.







La situación es ligeramente diferente en la comarca de O Barbanza, que pertenece al área sanitaria de Santiago y estará a partir del viernes en nivel 3. Los bares podrán abrir en interior en un 30 % y en exterior en un 50 % y hasta las seis de la tarde. Algo que, por ejemplo desde A Pobra, consideran “insuficiente” para poder abonar “todos os impostos e gastos que temos”. En esta localidad habrá concentración a las seis de la tarde delante del Concello y también hacen un llamamiento para que el comercio se una. Por su parte en Ribeira las movilizaciones serán a las siete de la tarde, al igual que en Boiro y en Rianxo. Desde Ribeira creen que las medidas continúan siendo un “peche encuberto” de un sector que “está sendo claramente humillado”. Inciden desde el colectivo ribeirense que “se nos din que temos que pechar porque así o ditaminan os epidemiólogos pois teremos que pechar, pero ten que haber unha compensación clara” y advierten que “o que non pode ser é que os epidemiólogos daquí sexan distintos aos de Madrid donde a hostelería nunca chegou a pecharse”.


En claro descenso

Lo que sí es evidente es el descenso en el número de casos y en la incidencia que se ha experimentado en la última semana en las tres comarcas arousanas. En Ulla-Umia prácticamente todos los concellos tienen menos de 10 positivos en los últimos 14 días y en O Salnés la tendencia a la baja es clara incluso en Vilagarcía, que sigue en descenso. 


La Xunta saca en el último momento a catoira de las máximas restricciones


El Sergas dio la sorpresa a media tarde de ayer cuando anunció que Catoira no estará a partir del viernes en el nivel máximo de restricciones, sino que estará en el 2, al igual que el resto de municipios del área sanitaria de Pontevedra-O Salnés. Los cambios desdicen lo anunciado el lunes por el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, que colocaba al municipio vikingo entre las localidades en las que la hostelería deberá permanecer cerrada y las reuniones entre no convivientes no estarán permitidas. Ahora con esta rectificación -y a la espera de que el Diario Oficial de Galicia lo oficialice previsiblemente hoy- los bares y restaurantes podrán abrir sus puertas en Catoira hasta las seis de la tarde. Eso sí, solo con consumo en terraza y con una ocupación del 50 %. Además se permite la movilidad entre el resto de concellos del área -no más allá- y las reuniones de no convivientes están limitadas a un máximo de cuatro personas.


   ÁLBUM DE FOTOS - La COVID mantiene cerrada la hostelería en Vilagarcía
La hostelería de Arousa sale hoy a la calle para exigir un plan de rescate del sector