Arousa adapta la cita del 8M y sale a la calle frente a la “criminalización” del feminismo

Acto de O Soño de Lilith.
|

“Que non nos maten”. Tener que reivindicar algo tan aplastante como eso dio argumentos de sobra ayer al feminismo para echarse a la huelga y a la calle en Arousa. Lo hizo adaptando las marchas y actos a la situación sanitaria, frente a los crecientes mensajes de odio que han obligado a incluir otra proclama en este 8 de marzo: “Non á criminalización do feminismo”.


Tras las restricciones a las manifestaciones en Madrid, la polémica estuvo servida, pero no distrajo de lo importante. De que “o noso traballo non é de balde”, de que “somos a metade do país e esa metade perténcenos”. De que “as nosas pensións en Galicia son un 35 % menores cas dos homes”, de que “agrédennos, viólannos e asesínannos, polo feito de ser mulleres”; de que “hai en Galicia hoxe 10.200 mulleres máis adicadas a labores da casa que en 2019” y de que “os sectores feminizados teñen os salarios máis baixos” y las mujeres siguen liderando la “temporalidae e a precariedade laboral”, cuando no directamente “a explotación”.


Con tales golpes dialécticos, la marcha y posterior manifiesto de la CIG en Vilagaría ayer a mediodía daba el pistoletazo de salida a gran parte de los actos de la comarca. Y ponía los puntos sobre las íes a quienes aún entonces seguían descalificando el movimiento o apostaban por acomodar el Día de la Mujer a la medida de la tibieza, de las “conmemoracións hipócritas de quen di apoiar o 8M” pero cae a la primera de cambio en un discurso “reaccionario”. Un nuevo “rearme do patriarcado” que intenta “homoxeneizar o discurso do 8M, que quere un 8M festivo”, de lazo y foto resultona, pero de escasa huella y, sobre todo, de poco cambio.


Las marchas de ayer fueron mucho menos concurridas, se hicieron con las manifestantes en filas, separadas, y con mascarillas. La de la CIG, que cubrió la distancia entre O Ramal y Praza de Galicia, reunió a medio centenar de personas. A cerca de cien congregó la de las 20 horas de O Soño de Lilith, que recorrió Rey Daviña a ritmo de batucada con salida y regreso a la misma plaza, donde el manifiesto insistió en otra idea nuclear de la jornada: Que la pandemia ha servido también para seguir echando cargas a las espaldas de ellas, con enfermos, mayores, niños y dependientes “coidados por mulleres”, a cambio de nada, un “aforro de custes ao sistema” que sigue agradeciendo su dedicación con paladas de precariedad, cuando no desprecio.

En el convencimiento de que “sen nós, o capitalismo patriarcal cae”, defendieron el instrumento de la huelga para hacer sentir “o traballo invisible”.


Cambados celebró también la fecha en múltiples frentes. A mediodía, la lectura del manifiesto fue desde el salón de Plenos, pero a puerta cerrada, con retransmisión on-line, como medida anti_Covid. Por “respeto” a las víctimas del virus y a sus familias, el ejecutivo había anunciado su no asistencia este año al acto que, media hora más tarde, convocaba la CIG en la Praza do Concello. El Ayuntamiento dio inicio, además, a la acción “Cambadesas con Historia” que, en días alternos, irá compartiendo también a través de la Red homenajes a vecinas del municipio. Se comenzó con Ramona Castro, de Corvillón, nacida en 1906. El colectivo feminista A Naiciña, por su parte, montó un photocall en la Praza Asorey, para que las mujeres pudiesen sacarse fotografías reivindicativas y se compartiesen en sus perfiles.


En Vilanova, el Concello lleva igualmente a las redes sociales su tradicional homenaje a vecinas de la localidad. La primera destacada ayer en los perfiles municipales fue María del Carmen Silva, como enfermera de András que sirvió para personalizar un homenaje a todas las “mulleres sanitarias”.


Ribadumia tuvo lectura de manifiesto a mediodía y divulgó el vídeo “Ser muller en tempos de pandemia”. También Meis acudió a lo telemático, con un manifiesto on-line que honró a las mujeres que durante las primeras semanas de estado de alarma confeccionaron de forma desinteresada mascarillas, cuando era imposible encontrarlas en el mercado.


Meaño había arrancado el domingo 7 con un homenaje presencial a once vecinas de 65 años, en la plaza pública de Dena, y ayer continuó con un manifiesto y más pancartas.


Desde ayer y hasta el día 29, A Illa de Arousa reparte en las dependencias municipales paraguas morados a la ciudadanía, con el lema “8M todos os días. Día Internacional das Mulleres”.


En Sanxenxo hubo manifiesto y también la inauguración de un mural feminista. Titulado “Libre como o Mar”, se puede ver en la pista de skatepark, donde podrá llegar a los más jóvenes que allí se reúnen a diario. Es, a la vez, “unha pintura cargada de simbolismo e que supón un canto á liberdade, un recoñecemento ás traballadoras do mar e unha homenaxe ás mulleres”, señala el Concello.


O Grove acogió la lectura de otro manifiesto y la organización de una marcha, de Rons con destino a O Corgo. Además, se dieron a conocer los premios del Concurso de Fotografía por el Día de la Mujer, con el primer premio, de 350 euros, para Vicente Guill Fuster, de Castalla (Alicante), por su obra “Artista luchadora”. El segundo (250 euros) fue para David Piqueras Aparicio, de Sagunto (Valencia), por “Artista”; el tercero (150), para el madrileño José Ángel Arias Tomás, por “Más que la Manicura”. El premio “Impulso á Promoción da Muller”, de 250 euros, fue para Antonio Atanasio Rincón, de Ciudad Real, por “Como una Madre”.

El CIM comarcal, por su parte, celebró su webinar o foro on-line para reunir en la distancia diferentes experiencias y actividades de colectivos de mujeres y feministas en la comarca.


En O Barbanza

La relación de actos, pese a las restricciones y adaptaciones necesarias, fue igualmente intensa al otro lado de la Ría.


En Ribeira, el Concello tiró también de formato telemático para homenajear a las mujeres médicas, en la XIX edición de este acto. Las honradas este año se conectaron por videoconferencia, mientras que el alcalde y resto de ediles participantes lo hicieron desde el salón de plenos. En la cita participaronl a epidemióloga especializada en género María Teresa Ruiz Cantero, la genetista Manuela Gago Domínguez y la oftalmóloga Dora Fernández Agrafojo. También en Ribeira, a las siete de la tarde, hubo una concentración promovida por Mulleres en Acción, en la que participaron unas cien personas y se leyó otro manifiesto. Tras catalogar de “pandemia” el propio machismo, el acto concluyó nombrando al medio centenar de víctimas de violencia de género en España desde el inicio del estado de alarma. Los nombres se escribieron además en una “columna de vidas fendidas”, en la Praza do Concello.


A Pobra contó con una caravana de vehículos en favor de la igualdad, que concluía con la lectura de otra declaración. En Boiro, por su parte, el Concello inauguró la muestra “Muller, tradición e baile en Boiro”, antes de la lectura del texto con motivo del 8M. Rianxo mantiene un programa cultural centrado en esta efeméride reivindicativa, que incluye, entre otros, las obras “Feminíssimas” (viernes 12, 20 horas) y “32 metros cadrados” (domingo 14, 19:30), ambas en el auditorio.


En muchos concellos arousanos, de hecho, seguirá estas semanas un largo etcétera de actos relacionados con esta fecha, con talleres de igualdad y actividades en centros educativos como sesiones divulgativas sobre igualdad. Tal vez un día no hagan falta. 

Arousa adapta la cita del 8M y sale a la calle frente a la “criminalización” del feminismo