El Ribadumia busca el más difícil todavía con el líder y espera la carambola propicia

El Arenteiro ganó en la primera vuelta con autoridad en A Senra | g. s.
|

El Ribadumia juega esta tarde en O Espiñedo ante el líder Arenteiro (17 horas) un partido que le puede dar la permanencia en la categoría. El equipo de Luis Carro necesita ganar sí o sí. Una tarea muy complicada, ya que los locales no han perdido ni un solo partido en casa. De hecho, en todo lo que va de liga (21 jornadas) solo el Atios fue capaz de sumar los tres puntos ante el equipo que entrena Fran Justo. Además de ganar, el Ribadumia necesita que le favorezcan resultados en otros campos para acabar entre los seis primeros. Es indispensable que el Barco no gane, a partir de ahí necesita que acabe en empate el Ourense CF - Rápido de Bouzas, o bien que pierdan Estradense o Choco.


“Vamos a ser somos capaces de atacar sus puntos débiles, que también los tienen, aunque menos que los demás como indican los números”, dice con optimismo un Luis Carro que no puede contar con el central Pablo González, ya que se suma a la lista de bajas visitantes en la que figuran Cris López, Fran Fandiño y el sancionado Carlos.


El Ribadumia ha sumado 10 de sus últimos 12 puntos como local, sin embargo a domicilio en la segunda vuelta sus números son malos (3 derrotas y 1 empate). “Los números no se adaptan a las sensaciones en los últimos partidos fuera, que son buenas. Vamos a un campo complicado, pero sabemos que si estamos bien vamos a tener opciones. También era muy difícil derrotar al Arosa, que no había perdido a domicilio y llevaba 15 jornadas sin hacerlo, y lo conseguimos”, argumenta el entrenador del Ribadumia. “Es una situación parecida, un poco más difícil todavía”. El Ribadumia se presenta en el campo del líder con un único objetivo: “No pensamos en otra cosa que no sea ganar”, dice Carro, sabedor de que aunque no se salven hoy necesitan los puntos para la segunda fase.

El Ribadumia busca el más difícil todavía con el líder y espera la carambola propicia