La directiva del Arosa se plantea dimitir si el Concello no arregla el patatal de A Lomba

Directivos y socios piden soluciones al pésimo estado del terreno de juego
|

El presidente del Arosa Manolo Abalo compareció ayer públicamente junto a una comisión de socios históricos del club, formada hace diez años por exdirectivos entre los que se encuentra el número 1 de la entidad, Víctor Méndez, o el expresidente Martín Abalo Salamanca, para denunciar el pésimo estado delo terreno de juego de A Lomba a pocos días del inicio la fase de ascenso a Segunda División RFEF y exigir soluciones. Abalo dijo que la directiva se plantea dimitir si no se arregla un problema que no es puntual, sino que se viene arrastrando desde hace ya varios años. Mientras que los socios, ante la "desidia" del Concello "en un momento crucial para el Arosa y Vilagarcía", anunciaron su intención de utilizar el lunes en A Lomba, por cuenta propia y sin el consentimiento municipal, una máquina apropiada para cortar y pisar el campo que ya han solicitado a otro club de la comarca.


"Estou queimado", dijo Manolo Abalo sobre el tema. "Parece que na rúa somos os directivos os culpables, os mesmos directivos están cabreados e queren dimitir". Si el Concello y la Fundación de Deportes, máximos responsables en el mantenimiento de la instalación, no solucionan el problema "haberá que tomar moitas medidas a nivel de dimisión ou do que sexa para non perxudicar ao clube". Abalo no tuvo reproches para el alcalde Alberto Varela, al contrario, dijo que "axudou ao clube en moitos momentos". Sin embargo de la Fundación de Deportes comentó que "segue sen funcionar, nos se debe só a este ano, levamos vinte anos sen que o campo esté ben".


El portavoz de la comisión, el socio y experiodista Felipe Suárez, discrepó con el presidente en cuanto a la responsabilidad del alcalde en mal estado del terreno de juego de A Lomba. "El alcalde es el máximo responsable de la corporación". Desde la comisión denominada "familia arosista" lamentan la falta de apoyo del Concello al club justo cuando se está jugando el ascenso. Denunciando que tanto hoy jueves como mañana el equipo de Rafa Sáez tenga que irse a entrenar al Concello de Vilanova, concretamente al campo de O Terrón tras una gestión del club con el alcalde Gonzalo Durán, al no disponer de una instalación abierta en Vilagarcía en días festivos. Si bien desde la Fundación dicen que esto no es verdad, ya que explican que el Arosa tenía a su disposición el campo de Fontecarmoa y también el Manuel Jiménez a primera hora de hoy para entrenar y prefirió irse a O Terrón a instancias de su técnico porque se ajusta mejor a las condiciones del terreno de juego que se encontrarán el domingo en Lugo.


Suárez recordó que pidieron una reunión con el alcalde hace varias semanas para "tratar de encontrar una solución" al mal estado del terreno de juego, pero "a la vista de que hizo caso omiso y no se dignó a recibirnos nos vemos obligados a tomar esta decisión...No vamos a entrar en el color político, porque esto ocurrió ya cuando gobernaba Tomás Fole, del Partido Popular. Esto cada vez se deteriora más, los equipos visitantes se van sorprendidos de cómo está el campo, el entrenador se ve mediatizado a la hora de hacer alineaciones y los jugadores están desesperados cuando lo que tienen que estar es tranquilos para pensar solo en lo deportivo", fue relatando el experiodista sentado en la grada de A Lomba. 


Desde la comisión de socios consideran que no existe voluntad para resolver el problema por parte de la empresa concesianaria de algunas labores de mantemiento "que no hace las cosas bien" y también del Concello, "que mira para otro lado". En este sentido Felipe Suárez puso como ejemplo que "hace unos días unos echaron siembra y otros no regaron y ahora hay zonas amarillas", algo que considera como una "chapuza".


La dejadez de funciones y la situación de abandono que denuncian los socios se acrecenta todavía más después de lo que sucedió hace menos de dos años, cuando operarios del Celta "dejaron el campo como una alfombra" con los trabajos realizados en apenas un mes que costeó el propio Arosa, "cuns 10.000 euros", reconoció el propio Abalo.


Tanto la directiva como los socios piden una solución a corto plazo para mejorar el terreno de juego a las puertas de la fase de ascenso,"que corten el césped varias veces a la semana con la máquina apropiada y que lo rieguen porque va a mejorar muchísimo", pero también solicitan que se arregle de cara a la próxima temporada un problema enquistado que pone de relieve que "la Fundación está obsoleta". Cabe recordar que el Arosa solicitó asumir el mantenimiento del campo y la Fundación se lo denegó de acuerdo a la ley de contratación pública. "Da igual que lo haga el Arosa o una empresa, que si es de Vilagarcía mucho mejor, de lo que se trata es que el césped no sea un patatal", concluyó el portavoz de la comisión de socios.

La directiva del Arosa se plantea dimitir si el Concello no arregla el patatal de A Lomba