El campo del Beiramar deberá derribarse y la alternativa será uno nuevo en otra ubicación

El terreno de juego, en una imagen de archivo | g. s.
|

No hay solución posible para legalizar la situación del campo de fútbol del Beiramar de Castrelo. Con ello se ha encontrado el Concello tras una reunión esta semana con responsables de la jefatura provincial de Costas.


El campo iba a someterse a una obra de mejora, pero cuando se comenzó a mover el papeleo se tuvo constancia de su situación alegal. Se encuentra en terrenos afectados por dominio público y no hay concesión alguna que apoye este uso. Conseguir una ahora o solicitar la reversión del terreno en favor del Concello fueron las dos posibles vías de solución que buscó el gobierno local en esta entrevista. Pero los representantes de Costas dejaron claro que “era moi difícil, por non dicir imposible, que se nos concedese unha concesión. E moito menos unha desafectación”, explicaba el concejal de Obras, Samuel Lago, que había acudido al encuentro junto a la alcaldesa, Fátima Abal.


Ante tal callejón sin salida, la idea ahora “a medio prazo” es que “ese campo ten que desaparecer” y “buscar unha alternativa”, que pasaría por un terremo de juego de nueva creación, en otro lugar, previa búsqueda y obtención de suelo. La situación fue comunicada esta semana al club. El Ayuntamiento se toma esta inversión “a medio-longo prazo, pero é algo que o Concello ten que asumir”.


Donde sí hubo predisposición del organismo estatal es en la solicitud de la entidad local para la desafectación del suelo del complejo deportivo de O Pombal. Una de las concesiones ha vencido y la otra está a punto de hacerlo. Costas propone que el Ayuntamiento pida la renovación concesional y, al mismo tiempo, la desafectación y reversión, que terminaría con el suelo bajo titularidad municipal. Ello facilitaría futuras obras, de ampliación de servicios deportivos.

El campo del Beiramar deberá derribarse y la alternativa será uno nuevo en otra ubicación