Preocupación por los botellones con participación de menores en Ribeira

El merendero de Teira, a la entrada de Corrubedo, mostraba ayer algunos de los restos de la celebración de botellones | Chechu Río

Al igual que los adultos ribeirenses han cambiado sus hábitos de ocio nocturno adaptándose a los nuevos horarios y restricciones derivadas de la pandemia, adelantando incluso en doce horas su socialización, los jóvenes también están haciendo lo mismo. De hecho, los botellones que antes se celebraban desde primeras horas de la noche y durante la madrugada ahora se desarrollan a plena luz del día y en lugares separados de viviendas. La participación en estas últimas concentraciones por parte de menores de edad, aprovechando principalmente las jornadas no lectivas, pese a que no es algo nuevo, está suscitando una gran preocupación entre los familiares, muchos de los cuales se muestran sorprendidos de que sus chicos se junten para consumir bebidas alcohólicas.


La Policía Local de Ribeira recibió en torno a las ocho de la tarde del miércoles un aviso por la celebración de un botellón en el merendero de Teira (Corrubedo) y nada más llegar sus agentes al lugar pudieron observar como unos ocho jóvenes, algunos de ellos aparentaban ser menores de edad, echaron a correr monte arriba llevando en sus manos las botellas y consumiciones que estaban tomando, y no pudieron identificarlos. Por el contrario, se dejaron olvidados en la referida zona de esparcimiento varios enseres personales, como prendas de ropa y alguna mochila, pero también una bicicleta. Todos ellos fueron recogidos por los agentes municipales y los llevaron para su depósito a las dependencias policiales, a la espera de que acudan a recogerlos sus propietarios.


Veinticuatro horas antes un particular alertó que una joven de 14 años que estaba participando junto a cerca de una veintena de muchachos en un botellón en las proximidades de la EDAR de Corrubedo se encontraba indispuesta y mareada, posiblemente como consecuencia de la ingesta de bebidas alcohólicas. Hasta ese lugar se desplazó una patrulla de la Policía Local, tres agentes de la comisaría y una ambulancia del 061 con base en la capital barbanzana, cuyo personal técnico-sanitario consiguió que se recuperase, pese a que seguía presentando síntomas de embriaguez. Por su parte, los agentes municipales realizaron gestiones para localizar por vía telefónica a su madre, a la que le solicitaron que acudiera hasta el lugar de los hechos para hacerse cargo de la menor de edad, y se la llevó de allí en su propio vehículo.


La Policía Local recordó ayer que este caso fue preocupante pero no alcanzó el nivel de otros anteriores, como el registrado hace unos tres meses cuando encontraron a una niña de 12 años en coma etílico en el entorno de las tres pallozas del parque periurbano de San Roque. En ese mismo estado se encontraron los agentes municipales hace tres semanas a una quinceañera en la parte alta de la Rúa Churriana.

Preocupación por los botellones con participación de menores en Ribeira

Te puede interesar