La ejecución de un desahucio en una nave situada en Insuela permitió descubrir dos narcolanchas ocultas

La narcolancha de 15 metros de eslora estaba preparada para acoplar cuatro motores
|

La ejecución a mediados de la semana pasada de una orden de desahucio en una nave situada en las inmediaciones del muelle de Insuela, en la parroquia ribeirense de Palmeira, permitió descubrir en su interior dos narcolanchas que estaban ocultas bajo unas grandes lonas. Era en torno a las diez y cuarto de la mañana del 7 de abril cuando la comitiva judicial, acompañada por los propietarios de ese inmueble y su abogado, procedieron a entrar después de que un cerrajero cambiase las cerraduras de la puerta. La nave, que está dividida en varias estancias y que en alrededor de 70 de su superficie tiene el techo caído, se encontraba prácticamente vacía. Sin embargo, al fondo de todo hay un galpón cubierto en el que, tras romper el candado de su puerta corredera, fueron encontradas las dos referidas lanchas, que estaban tapadas y ocultas bajo unas lonas y que hicieron levantar sospechas de que estaban preparadas para ser usadas en una operaciones de narcotráfico.


La comitiva allí presente contactó inicialmente con la Guardia Civil para poner los hechos en su conocimiento, pero en la Benemérita les indicaron que la nave se sitúa en la demarcación del Cuerpo Nacional de Policía, por lo que llamaron a la comisaría de Ribeira. Tres cuartos de horas después se personaron media docena de miembros de sus unidades judicial y científica, junto con el inspector jefe, y procedieron a la incautación de las dos lanchas tras comprobar la veracidad del aviso. Según detallaron fuentes policiales, una de las lanchas tiene instalados dos potentes motores y la otra, una lanzadera de unos 15 metros de eslora, estaba preparada para acoplarle cuatro motores. También fue hallada en su interior una carretilla elevadora, que fue incautada, y que los investigadores sospechan que era utilizada para el manejo de las embarcaciones. De igual modo, la Policía Nacional ribeirense detalló que la estancia en la que se encontraban las dos narcolanchas disponía de servicio de vigilancia, y se encontraba situada de manera estratégica, disponiendo incluso en sus proximidades de una rampa con acceso directo a la Ría de Arousa. Los efectos incautados ya fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción de Ribeira en funciones de guardia, y la Policía Nacional prosigue con las gestiones de investigación y no se descarta que haya detenciones.


Según pudo saber este periódico, la ejecución del desahucio se llevó a cabo después de la denuncia interpuesta por sus propietarios como consecuencia de que la persona a la que le habían alquilado la nave desde hace años para guardar embarcaciones y caravanas, les habría dejado de pagar la cuota mensual. Los dueños se llevaron una sorpresa al encontrarse con las narcolanchas, pues desconocía por completo su existencia y que estuvieran allí. También resultó sorprendente que, pese a que la nave fue precintada, el pasado fin de semana, apareció abierta la puerta peatonal. Según varias fuentes, todo apunta a que alguien saltó un muro de la nave para mirar dentro, pero sin llevarse nada y que, tras sacar los pasadores de la puerta, no pudo cerrarla por fuera y se marchó.

La ejecución de un desahucio en una nave situada en Insuela permitió descubrir dos narcolanchas ocultas