Los comuneros de Cea denuncian dos vertidos de uralita con amianto

Julián Abuín junto a uno de los dos vertidos que se localizaron estos días en los montes de Cea | mónica ferreirós
|

La encrucijada a la que se enfrentan los comuneros cada vez que un desalmado vierte residuos en sus terrenos es costosa: O pagan una multa o se hacen cargo de la limpieza. Ambas opciones afectan a las arcas de las entidades que se hacen cargo de gestionar los montes y no es la primera vez que dan la voz de alarma.

Ahora, es de nuevo en Cea donde hay que lamentar un atentado medioambiental. Y es que las uralitas aparecidas en dos focos diferentes, y a los que se accede por distintos caminos, es de la antigua, por lo que contiene amianto. Por lo que además de ensuciar, el vertido atañe cierto riesgo.


Los dos focos están a unos 200 o 300 metros de distancia. Uno se encuentra en la parte de abajo del campo de fútbol de Castroagudín, mientras que el otro está al otro lado de una finca comunal que cultivan unos vecinos.


“O problema é que hai unha lei que culpa ao dono da finca sen saber quen o bota”, explica Julián Abuín, presidente de la Comunidad de Montes de Cea, que reclama más vigilancia. “Os axentes forestais ou a policía deberían vixiar a maquinaria agrícola cando vai arriba ao monte. Son pistas forestais que van ao monte e tes que saber a que van. Se van con motoserra é furtivismo e se van con escombro hai que andar enriba deles, porque con escombro non se pode subir ao monte”, detalla el portavoz vecinal.


No es la primera vez que los comuneros de Cea sufren vertidos. En uno de los focos localizados en esta ocasión se llenaron ya cuatro sacos de uralita. En el otro, los restos rompieron al cogerlos con la pinza del tractor.


Sospechas sobre el origen

Los comuneros llegaron a un acuerdo con el guardia forestal para sacar la uralita de los dos lugares en los que fue vertida y llevarla a la nave de la entidad. En uno de los casos, también hay otros restos de material de obra. Abuín señala que todo apunta a que ambos vertidos son de la misma obra. “Nós temos as nosas sospechas”, explica el portavoz comunal. Ahora, contactarán con la abogada de la Comunidad de Montes para ver si, con dichos indicios, se podría poner una denuncia. Mientras tanto, tienen que encargarse de la limpieza, para lo que deberán contratar una empresa. En unos días, conocerán el presupuesto. En otras ocasiones tuvieron que pagar multas por vertidos que, evidentemente, no partieron de la Comunidad de Montes. “Son cifras de miles de euros que logo reducimos cos recursos”, explica Abuín. Una solución descorazonadora para unos comuneros que trabajan día a día para mantener vivo el monte y que tienen en marcha proyectos para consolidarlo como un lugar de encuentro con la naturaleza. 

Los comuneros de Cea denuncian dos vertidos de uralita con amianto