Oubiña abandona el pleno al sentirse perseguido por el gobierno y no descarta tomar medidas legales

Captura del momento en que el edil de Somos Ribadumia decide abandonar el pleno | d. a.
|

El gobierno local de Ribadumia aprobó el miércoles en solitario el presupuesto para 2021, que asciende a 4.174.000 millones de euros –el PP se abstuvo y PSOE y Somos votaron en contra–. Pero más allá del debate de las cuentas, destacó la marcha del concejal Enrique Oubiña al sentirse perseguido en su vida privada cuando la edila de Contas, Pilar Martínez, le reprochó su ausencia en la comisión informativa, que entendía como crucial para entender el documento, porque “preferiu estar de paseo polo río no lugar de defender os intereses dos veciños, e teño probas”, sentenció.


Oubiña abandonó la sesión cuando acabaron los asuntos con votación por “responsabilidade” y al considerar que “un calentón” lo puede tener cualquier, pero “hai cousas que non se poden permitir nin dicir nun pleno” porque “teño dereito a miña intimidade como calquera persoa”, manifestó. Además argumentó que no asistió a la comisión porque la documentación se la entregaron sin tiempo para estudiarla. En un comunicado posterior, la comisión ejecutiva de su partido indicó que están realizando “consultas legais” porque le ha quedado “a sensación de que non podo saír da casa sen saber se me estarán seguindo e arriscarme a que me fagan unha foto falando con calquera veciño” y este comportamiento “poden telo con calquera outro concelleiro ou veciño”.


“Optimismo temerario”

El pleno ya fue bronco de por sí y, una vez más, puso de manifiesto el distanciamiento de quienes fueron socios de gobierno. El edil de Somos fue muy duro con el presupuesto, asegurando que presenta “erros moi graves” con partidas “falsas” que “non se corresponden coa realidade”. Así, enumeró la consignación de 6.000 euros para el centro de salud, cuyo mantenimiento ya no es competencia municipal, entre otras cuestiones que echa en falta como más fondos para el CIM o los clubs deportivos. Por su parte, el socialista Pepe González Lede basó su voto negativo en que le parece de un “optimismo temerario” bloquear partidas para cuestiones como el Tinto, para el que se reservan 50.000 euros, ya que, seguramente, no se pueda celebrar y actualmente hay otras necesidades por el Covid.


Sin subida de impuestos

La concejala de Contas les replicó que el Concello funciona “como unha casa” y que, al no subir impuestos, los ingresos son los que son y no permiten más manga ancha para ampliar toda las partidas que les gustaría. No obstante, el alcalde, David Castro, y ella misma defendieron que, por ejemplo, Servizos Sociais viene aumentando en los últimos años hasta llegar a los 434.000 euros previstos para este y también la necesaria ejecución de obras para mejorar servicios y porque “tamén xeran actividade económica” y en este momento de pandemia les parece importante.


Con todo, ambos destacaron la buena disposición del portavoz del PP, Martín Vázquez, y del socialista pues “aportan” y dicen “de onde se pode quitar e poñer claramente, aínda que poidamos discrepar”, pero “coas túas aportacións, Enrique, o único que plantexas é ter que facer unha suba de impostos”, le replicó Castro.


Política “made in Oubiña”

Martínez también añadió que las catas del Tinto quizás se puedan hacer y, ante esta mínima posibilidad y como “hai que darlle vidillla” al municipio, se reserva la partida. “Se logo non se fan, pódense facer modificacións, isto é unha previsión económica”, añadió. Asimismo se defendió de las acusaciones vertidas hace unos días por Oubiña, que tildó de “cacicada” el sistema de reparto de ayudas de la Diputación para sectores afectados por el Covid. Tanto la responsable de Contas como el regidor insistieron en que las bases son las enviadas por la institución provincial y que, aún así, todos los partidos estarán en una mesa de valoración de propuestas. De hecho, la concejala le llamó “mentiroso compulsivo” y llegó a acuñar su forma de hacer política: “made in Oubiña: enmerdar e crispar, xa non nos sorprende”. A este respecto, Castro también recordó que tanto él como González pertenecen a un grupo mixto y, por tanto, solo podría intervenir uno de ellos, pero les permiten hacerlo a ambos porque “somos moi respectuosos e cremos que o pleno é o principal foro de debate, non os medios nin os boletíns”.


En el pleno también se aprobaron 40.000 euros de una línea de microcréditos municipales para afectados por la pandemia, aunque, según Oubiña, los del año pasado no se pidieron. A este respecto, desde el PP defendieron las ayudas de la Xunta ante las acusaciones del PSOE de que esta administración les “defraudó”. Es más, su portavoz aseguró tener constancia de que ya han llegado a autónomos de Ribadumia.

Oubiña abandona el pleno al sentirse perseguido por el gobierno y no descarta tomar medidas legales