El Club Senín niega la violación de las normas covid y recurrirá el veto a recintos municipales

La alcaldesa y la concejala de Deportes comparecieron ayer | gonzalo salgado
|

El Club de Judo Senín recurrirá la decisión del Concello de revocarle el permiso para usar instalaciones municipales y además interpondrá una demanda mediante la cual solicitará una indemnización por daños y perjuicios. Y es que niega el incumplimiento reiterado de las medidas anti covid que sustentan la decisión municipal y considera que el “motivo real” es la supuesta agresión por parte de su presidente, Andrés Senín, al funcionario Richar Charlín. Hechos que también niega y, de hecho, el monitor ha interpuesto una denuncia contra el trabajador por lo ocurrido aquel 30 de marzo.


Senín aseguró ayer que los alumnos y las familias están indignados con las formas del Ayuntamiento: “Fue un problema entre dos adultos, en la vía pública, fuera del horario de la actividad y de trabajo de esta persona” y con ello “dejan en la calle y desamparados a 40 alumnos y a tres días de un campeonato. Tenía que afectar al monitor en cuestión, no perjudicar a los alumnos. Si fuera el Xuven, esto no pasaría. Es un ensañamiento”. Así se manifestaba poco después de que la alcaldesa, Fátima Abal, y la concejala de Deportes, Cruz Leiro, comparecieran asegurando que “non ten nada que ver” con el enfrentamiento y únicamente con un “reiterado incumprimento” del protocolo sanitario y que “se pasara con outro clube, tamén se lle revocaría o permiso”.


“Non foi algo puntual”

Las mandatarias reconocieron que no hubo advertencia oficial y por escrito, pero sí “por wasap, correo electrónico e chamada”. En concreto, según detalló la regidora, porque superaban el horario establecido hasta las 22 horas, tanto por el protocolo como por el toque de queda, y “non podemos apoiar iso”. De hecho, aseguró que así consta en el parte policial ya que ese día se llamó a los agentes porque “pasaban das 22:30 horas e había persoas no ximnasio que non querían marchar”. Pero también por no cubrir debidamente las hojas de asistencia, que se usan para localizar posibles brotes, y porque usaban el recinto fuera de horas sin permiso, siempre según ella. Leiro añadió que “non era algo puntual” y que tenía previsto hablar con el club, pero “non me dou tempo e logo pasou o da suposta agresión”.


“Sinvergüenzas”

Pero desde la entidad deportiva lo niegan: “Es mentira, y los alumnos son testigos, cumplimos la normativa y somos los primeros interesados porque practicamos un deporte de contacto”, aseguró su presidente. También censuró las “formas” del Concello, que le parecen de “sinvergüenzas” y poco serias teniendo en cuenta que “fue el director del San Tomé quien me avisó por wasap de que no podríamos entrar en el gimnasio. Luego llamé a la concejala y me dijo que no tenía tiempo, que hablara con la alcaldesa o le mandase un escrito”. El monitor está buscando locales alternativos, pero le dolió especialmente que la alcaldesa señalara ayer que podían alquilar uno. También aseguró que “pelearán hasta el final” porque lo consideran un “ensañamiento”. El abogado del club ya está preparando el recurso contra el impedimento de usar instalaciones municipales y una demanda en la que reclamarán daños y perjuicios. Además, el propio Senín ha denunciado particularmente al funcionario.


Detalles del enfrentamiento

Las partes no quisieron entrar ayer en detalles sobre el enfrentamiento en sí, al estar el asunto judicializado. De hecho, Richar Charlín estaba presente en la comparecencia de Abal y Leiro, pero no quiso intervenir por indicación de su abogada. Con todo, el Concello confía en su relato y “los dos partes médicos” sobre la supuesta agresión que recibió el 30 de marzo cuando le reprochó al deportista que no siguiera las normas.

El judoka sigue el mismo consejo letrado y se limitó a indicar que “todo se demostrará en el juicio” y a acusar a este trabajador municipal de presentar una “actitud muy agresiva hacia mí” el día de los hechos. 

El Club Senín niega la violación de las normas covid y recurrirá el veto a recintos municipales