Matan a golpes a unos lechones en una granja de Porco Celta en Carracedo

Paloma, con la madre de los lechones apaleados | gonzalo salgado
|

No saben ni quién ha sido ni como han podido entrar sin que nadie los viese u oyese. Los propietarios de la Granxa Ecolóxica do Umia, en la parroquia caldense de Carracedo, se encontraron el sábado conque cuatro lechones de la primera camada porcina nacida en la granja habían sido molidos a golpes. Los cerditos, de apenas unas semanas de vida, tenían importantes contusiones y pese a los cuidados de los dueños no lograron sobrevivir. “Onte pola mañá apareceron mortos”, explica Christian Iglesias. Este joven y su pareja, Paloma Arconada, decidieron hace unos meses emprender y apostar por el rural al mismo tiempo. Después de informarse debidamente y de formarse decidieron poner en marcha una granja de Porco Celta en una finca particular en Carracedo.


La zona esta habilitada para dar de comer y criar a estos animales, de ahí que el autor o autores de la muerte de los lechones tuvieron que acceder al recinto para poder perpretar el suceso. Ni Christian ni Paloma saben si los golpes fueron con un palo o a patadas, lo que sí apuntan es que los lechones se encontraban totalmente destrozados cuando los encontraron.”Estaban mazados e un tiña os ollos inchados cando os atopamos”, explica Christian Iglesias. Tras el impacto inicial los dos jóvenes decidieron presentar denuncia ante la Guardia Civil que es la que investigará ahora lo acontecido e intentará dar con el autor o autores de este atentado animal. 

Matan a golpes a unos lechones en una granja de Porco Celta en Carracedo