Humor, música y cata de vino en un sábado de Tinto diferente

Los catadores paladearon ayer los vinos finalistas y hoy se dará a conocer su veredicto | Mónica Ferreiros
|

El primer sábado de junio es tradicionalmente día grande de fiesta en Ribadumia y en Barrantes. La que es jornada central de la Festa do Tinto do Salnés se recuperó ayer, después de un 2020 en que todo quedó en suspenso, debido a la presión entonces de lo peor de la pandemia de coronavirus.

Ayer volvieron las catas de vino a la localidad. También las carpas al entorno de la Carballeira de Barrantes. Incluso el humor y la música. Lo que no regresó fue el también habitual gran banquete de confraternidad, ni la entrega de premios a los mejores vinos —que se pospone a hoy—, ni las verbenas, ni el nombramiento de nuevos Valedores de la Orden del Vino Tinto.

Fue un sábado distinto, que aún así recupera la esencia de la celebración y anima a brindar, aunque con más cabeza que nunca. 


El primer sábado de junio recuperó la fiesta que se perdió el pasado año por el covid.



Los actos comenzaron hacia el mediodía, con pasacalles con las charanga “As de Sempre + Nós”. Media hora después la Carballeira de Barrantes acogía el inicio de la cata final, en la que el panel de expertos en este tinto paladeó los vinos seleccionados, en las últimas semanas, como finalistas. Los coronados como los mejores se desvelarán este mediodía, en el mismo espacio, otro acto que no será como siempre. Pero será.

El espectáculo lo pusieron los humoristas Manuel Liste y Pedro da Devesa, ante un público reducido y con el aforo controlado y con distancias. También ellos brindaron.

La tarde dio paso al esperado concierto central de este año, con De Vacas, cuyas entradas hubieron de reservare con antelación, para controlar en todo momento el volumen de la asistencia.



Hoy, los mejores vinos


Los vencedores de la cata se divulgarán hoy, en otro acto a las 12:30 que también tendrá humor, con Pepo Suevos. A la tarde habrá un espectáculo familiar e infantil, desde las 18 horas en Barrantes, con “Bon Appétit”.

Humor, música y cata de vino en un sábado de Tinto diferente