Vidas paralelas:

|

En un largo artículo en El País, Hermida un periodista fogueado en Galicia, nos cuenta la relación entre Aguirre y Ayuso que nace en 2003, luego del famoso Tamayazo. Su mejor “chollo” le valió un sueldo de 4.219 euros al mes. Era asesora de Madrid Net York, un chiringuito creado por Aguirre, coincidente con otras grandes maniobras como la privatización de la sanidad, el monstruo de la ciudad de la justicia y un amplio etcétera.

Paralelamente empezaban las tramas de corrupción que tanto trabajo dan a los tribunales: Gürtel y Púnica (en este caso Aguirre está imputada) y llama a las puertas de la audiencia otro asunto de corrupción a lo grande: el caso Lezo con otro grupo de “peperos” visitando los juzgados.

Si antes nos referíamos a la relación entre Aguirre y Ayuso, otro ejemplo vale para ser fiel al título que agitamos desde este balcón: Casado-Cospedal. Ella fue la que elevó a Casado a la presidencia del PP en dura lucha contra la candidatura que apoyaba Sáez de Santamaría. Son tantas las evidencias que solamente alguien que quiera ocultar la realidad puede dedicar ni un segundo para su discusión.

Y hay que destacar otro aspecto que rodea la biografía de doña Dolores que tiene a Rajoy con dolor de cabeza. Y es que es la última barrera que separa a Mariano para completar el juego de las preguntas y, sobre todo, para despejar la gran incógnita: la “X” sobre la que parece esconderse el “M.Rajoy”. Atentos que todo llegara más pronto que tarde.

Y luego tenemos a nuestro camaleónico presidente, capaz de visitar a Casado para darle “folgos” como para platicar con González al que tanto admira. No va a la Plaza de Colón, pero le pasa la mano por el hombro al presidente de un partido del que la justicia ha reiterado lo que tantas veces se dijo: no hay duda de la existencia de una caja “B” en la contabilidad del partido. Y está probado que las reformas en Génova se hicieron con dinero de la misma caja B. Y esta sentencia pone patas arriba a todo el partido fundado por Fraga –otro de los padrinos de Feijóo– que además desde las cloacas policiales intento ocultar sus “maldades” usando de nuevo dinero público. Y dicho esto, Víctor Lafuente se pregunta en El País: ¿Es el PP una pérfida mafia o una caritativa ONG? Ustedes mismos.


Vidas paralelas: