Indulto a los golpistas

|

Con motivo de la entrega el 4 de junio del premio Juan de Mariana, dedicado a una de las mayores luminarias históricas españolas, recojo este texto que el teólogo jesuita escribió sobre los tiranos y que, desde unas óptica conservadora, liberal y centrista parece haber resultado profético dada la gravísima decisión de Sánchez de indultar a los golpistas haciendo caso omiso del informe del Tribunal Supremo, la Fiscalía y la Abogacía del Estado, decisión que motiva la manifestación de este domingo:


“Podrían los reyes cuando lo exijan las circunstancias proponer nuevas leyes, interpretar o suavizar las antiguas, suplirlas en los casos que se haya previsto, más nunca, como pienso que haría un tirano, cambiarlas a su antojo y acomodarlas a sus caprichos y a sus intereses sin respetar nada, las instituciones y las costumbres patrias. Los príncipes legítimos no deben obrar jamás de modo que parezcan ejercer una soberanía absoluta desvinculada de la ley”.


De conceder el indulto, opción casi segura, el presidente Sánchez no haría sino dar un paso más en su proyecto político que lamentablemente no se limita a su supervivencia personal, sino que conlleva una reforma mortal de necesidad de la Constitución del 78. Así, ha insistido antes del informe del Supremo que “En los valores constitucionales no se encuentra ni la revancha ni la venganza”, “Hay un tiempo para el castigo y otro para la concordia”, rememorando el Eclesiastés , y tras el demoledor informe del Supremo por unanimidad contra los indultos continúa su hoja de ruta sin despeinarse declarando que tomará la decisión “en beneficio de la convivencia”. Parece haberse olvidado de cuando en 2019 afirmaba que las penas debían de cumplirse íntegras, declaración que pasará a ser una mentira más en su historial. 


Conviene ahora recordar el informe de los magistrados, que convierte esta maniobra en una ilegalidad gigantesca, tan solo a la altura del 23-F y del 1-O. En este, el Tribunal Supremo se opone, como ya se dijo antes, rotundamente a conceder cualquier forma de indulto, incluído el parcial, a los doce condenados. 


Con autoridad afirman que este sería “una solución inaceptable” ya que no se da en este caso ninguna de las tres razones que prevé la ley -justicia, equidad y utilidad pública- para la concesión de un indulto. Sólo esto ya basta para desarticular toda la argumentación gubernamental, pero hay más. Continúa resaltando que no se ha vulnerado el principio de proporcionalidad de las penas de sedición, malversación y desobediencia, así como hasta la aparición de la oportuna carta de Junqueras (¡donde habla de una Generalidad republicana!) no se advierte indicio alguno de arrepentimiento. Lo expresó claramente Jordi Cuixart en su día y así quedó reflejado en el informe “Esta Sala no puede hacer constar en su informe la más mínimas prueba o el más débil indicio de arrepentimiento”. Recordar también la vulgar respuesta del envalentonado Junqueras en su día, aquella de que “se lo pueden meter por donde les quepa”.


Ante esta situación, este domingo día 13 España vuelve a jugarse nuevamente su ser en función del éxito, nuevamente de una manifestación, nuevamente convocada en Colón, nuevamente debido al asunto catalán, pero esta vez por los indultos. El desafío de Sánchez a la ley es de tal magnitud que los principales líderes del centro derecha español, Pablo Casado y Santiago Abascal tendrán que juntarse nuevamente en esta plaza pese a los fantasmas derivados de la anterior manifestación, tan hábilmente explotados por la propaganda gubernamental y medios afines. Un examen desapasionado, objetivo, de aquella nos revela datos esperanzadores para quienes deseamos el éxito de la misma, pues logró parar la mesa de autodeterminación, y en las elecciones posteriores la sumas de los votantes del centro derecha superó a la izquierda, si bien debido a la dispersión esto no se reflejó en la composición del Parlamento. Deberán así juntarse con todos los que creemos en la unidad de España y el imperio de la ley olvidando viejos traumas y superando tacticismos políticos que frustren el éxito ante tan grave situación y tan terribles perspectivas. No deben de olvidar quienes son los socios de Sánchez, y que el mismo Sánchez ha demostrado una y otra vez,que no respetará ni la historia ni la ley si esta no se adecúa a su proyecto.


Mis mejores deseos para los manifestantes y la manifestación.

Indulto a los golpistas