El primer día en San Sadurniño saca a la luz cerámica moderna y de posible origen medieval

Un miembro del equipo arqueológico trabaja en una de las catas ante la mirada de alumnos del IES Asorey | gonzalo salgado
|

La primera jornada de excavación en el islote de San Sadurniño (Cambados) ha dado sus frutos con la aparición de restos interesantes como una importante cantidad de cerámica moderna, que podrían datar, a grosso modo, de entre el 1500 y el 1800, y otros de posible origen medieval, aunque, como es habitual, opera la prudencia y los arqueólogos apelan a la necesidad de certificarlo en el laboratorio. También se ha encontrado piezas de piedra de un tamaño considerable y muy lineales que podrían corresponderse con una estructura, pero se irá viendo según avancen los sondeos.

El equipo, formado por seis personas, concluyó el día con buenas sensaciones sobre todo por el hallazgo de material en capas superficiales. Bajo la dirección del arqueólogo Ezequiel Lago Mallo, empezaron a trabajar en dos de las tres ubicaciones previstas. En la llamada 2, ubicada a la izquierda, cerca de la pasarela, encontraron bastantes piedras más bien pequeñas y otras de “tamaño más considerable y muy lineales que a ver si son de una estructura, pero solo llevamos unas horas”, advirtió el experto.

La zona 3 fue la más productiva. Sospechan que esconde un conchero que podría aportar mucha información porque son punto de depósito de materiales. Ahí es donde desenterraron una importante cantidad de fragmentos cerámicos modernos que, a falta de la prueba de laboratorio, calculan que podrían datar de entre 1500 y 1800, y otros posiblemente medievales. El director opta por la cautela, pero comenta que han tenido la suerte de que una componente del equipo realizó su master de fin de carrera sobre esta época, así que hay muchas garantías de que la datación coincida. En este caso, no hay rastro de posibles estructuras, todavía.

Una de las joyas del proyecto sería encontrar la iglesia románica, pero su búsqueda se realizará en el sector 1, el más próximo a la torre, donde todavía no han empezado. Lo harán cuando el resto esté terminado o por lo menos muy avanzado. Lago Mallo indicó que “aún hay margen” porque, cabe recordar, que este proyecto del Concello, financiado con fondos municipales y de la Diputación, se desarrollará hasta el día 25. Su objetivo es encontrar evidencias arqueológicas para escribir la verdadera historia del islote y su torre, su principal símbolo; que certifiquen la documentación existente y las teorías, algunas ya rebatidas.




Enterramiento de animales


Las conclusiones tardarán en llegar, pero marcarán un antes y un después. Los arqueólogos esperan excavar hasta donde el sustrato natural lo permita, pero también saben que puede haber alteraciones. La historiadora Alicia Padín, coordinadora del proyecto municipal, explicó que, por ejemplo, una vecina les comentó que antiguamente el islote se usaba para enterrar animales domésticos fallecidos. “É unha información interesante de cara a excavación porque os niveis superiores poden estar alterados por este tipo de prácticas”, explicó.

Padín acompañó a la historiadora Maribel Iglesias durante una visita que realizó con sus alumnos del IES Asorey, a los que sorprendió que San Sadurniño estuviera habitado tanto tiempo, desde la época castrexa hasta el siglo XVIII, aproximadamente. No fueron los únicos que se acercaron a ver la excavación y la experta celebra que haya generado tanta expectación porque, como siempre dice: “É importante que un pobo coñeza o seu patrimonio porque senón non o vai valorar nin lle vai dar a importancia necesaria para conservalo e protexelo”.

El primer día en San Sadurniño saca a la luz cerámica moderna y de posible origen medieval