Denunciado un conductor sexagenario en Ribeira por triplicar la tasa de alcoholemia

La Policía Local de Ribeira tuvo que atender varias incidencias en la madrugada de domingo
|

La Policía Local ribeirense denunció ayer a un vecino de 68 años, cuya identidad responde a las iniciales J.F.G.G., por un presunto delito contra la seguridad vial, al conducir un vehículo a motor bajo la influencia de bebidas alcohólicas.


Dicho automovilista fue visto previamente, en torno a las doce y veinte de la madrugada, por parte de una patrulla de agentes municipales, y al que sorprendió cuando accedió desde la Rúa Romero Ortiz a la rotonda de la antigua estación de autobuses sin haber realizado el preceptivo ceda al paso.


Los policías locales siguieron a ese coche y, después de girar a la izquierda hacia un vial entre el mercado municipal y la Praza Heroínas de Sálvora, realizando una maniobra prohibida, lo siguieron y, cuando pudieron, se pusieron a su altura para solicitarle que se detuviera, algo que consiguieron en la Rúa Canarias.


Seguidamente, le realizaron la prueba de alcoholemia, en la que ese piloto arrojó una tasa positiva de 0,71 miligramos de alcohol por litro de aire espirado. Por ese motivo se le citó a la celebración de un juicio rápido sin detenidos que quedó señalado para celebrarse en la mañana del martes en la sede judicial de la capital barbanzana, para responder de las acusaciones formuladas contra él.


Por su parte, la Guardia Civil de Tráfico del destacamento de Santiago de Compostela efectuó en las inmediaciones del IES Número 1 de Ribeira un control de alcohol y drogas, en el que llegó a inmovilizar, al menos, siete vehículos después de que sus conductores alcanzasen tasas positivas de alcoholemia, motivo por qué serán denunciados por vía administrativa, teniendo que irse de allí en un taxi al seguir dando positivo.


De igual modo, la patrulla de guardia del servicio nocturno, que hasta las tres de la madrugada volvió a contar con otra de refuerzo, estuvo muy pendiente de que no se registrarán actos vandálicos y sus camisetas, algo que consiguió estando muy encina de los puntos que habitualmente son más conflictivos estando muy encima de esos espacios.


Esa vigilancia hizo que desde las diez de la noche del sábado se requisasen en la zona de Pedra Pateira varias bebidas alcohólicas. Además, los agentes municipales denunciaron entre las 00.00 y 1.00 horas de esa noche a dos personas, una de las cuales es un joven de 22 años, mientras que el otro ronda los 33 años. Durante buena parte de la madrugada, desde medianoche y hasta las 4.30 horas) también se recibieron en la Policía Local múltiples y reiteradas llamadas de vecinos de las calles Cervantes y Manzanares y entorno alertando sobre ruidos que le impedían descansar.


Sin embargo, cuando los agentes llegaron al lugar ya no encontraron a nadie pues se dieron a la fuga sin posibilidad de seguirlos, pero si había depositados, tras dejárselo olvidados, un buen número de recipientes llenos de bebidas alcohólicas, que fueron tirados a la basura por parte de los agentes municipales.


También fue denunciada en torno a las tres y media de la madrugada del sábado al domingo una mujer de 25 años por cantar a un elevado volumen en plena vía pública, y que ya fuera avisada previamente debido por ese mismo motivo, pero hizo caso omiso. De igual modo, los agentes municipales denunciaron a un local hostelero de la zona de Pedra Pateira pues cerró sus puertas a la una de la madrugada, pese a que la Policía Local sostiene que su límite diario de apertura finaliza a la una de la madrugada.


Pese a haber contado con dos patrullas hasta las tres de la madrugada y con una hasta las siete y media de la mañana, la Policía Local se volvió a verse desbordada, pues resultaron insuficientes para poder prestar un servicio en condiciones a los ciudadanos, según precisaron fuentes policiales.

Denunciado un conductor sexagenario en Ribeira por triplicar la tasa de alcoholemia