Una joven, herida tras impactar en su coche las piedras despedidas de un camión accidentado

Según varios testigos, el furgón chocó primero contra el camión | cedida
|

La Autovía do Salnés fue ayer escenario de un aparatoso accidente múltiple que se saldó con una mujer de 21 años, L.A.P. trasladada al Hospital do Salnés y un hombre con heridas leves. Testigos presenciales apuntaron que pudo tener peores consecuencias pues varias piedras de un camión implicado salieron disparadas sobre la mediana e impactaron contra el coche de la joven, que circulaba en dirección contraria. Afortunadamente chocaron contra la zona de la rueda derecha, pero cabe recordar que la velocidad máxima permitida es de 120 kilómetros por hora.

El suceso tuvo lugar sobre las tres de la tarde en Meaño cuando el transporte, que llevaba unos 6.000 kilos en losas de granito, fue embestido por detrás por el tercer vehículo implicado, un furgón, cuando circulaban en sentido Meaño-Sanxenxo. Tras el choque, el camionero perdió el control y acabó empotrándose contra la mediana, con tal mala suerte que sembró sobre una docena de piedras sobre la calzada. Pero dos o tres salieron disparadas a los carriles contrarios, dándole al turismo de la joven, que logró controlar el volante pero acabó friccionando la carrocería de su lado contra la mediana.

Por fortuna, a esas horas no había excesiva circulación en el vial de alta capacidad y no hubo más implicados. La joven se quejaba de dolor en diferentes partes del cuerpo y fue trasladad en ambulancia medicalizada del 061 al Hospital do Salnés. Por su parte, el conductor del camión, aún con el susto en el cuerpo, solo tenía algún corte –uno en la cara– y el de la furgoneta no precisó asistencia médica en el lugar. El accidente fue tan aparatoso que entre los turismos y las piedras fue necesario cortar los dos carriles en dirección Sanxenxo-Meaño y se desvió el tráfico por el enlace meañés y utilizando el arcén y el carril de deceleración, cuando no era posible. Y en la dirección contraria bastó con cortar el tramo donde estaba el coche de la joven.

El asfalto quedó visiblemente dañado pues era tal el peso de las piedras –era imposible moverlas entre dos– que lo dejó lleno de surcos, seguramente imperceptibles para un turismo, pero de más riesgo para otros usuarios como los motoristas.

En el dispositivo también participaron Emerxencias de Sanxenxo y Cambados, Bombeiros do Salnés, Mantenimiento de Carreteras y Tráfico, que investiga las causas.

Una joven, herida tras impactar en su coche las piedras despedidas de un camión accidentado