Sostienen que los delfines de Taragoña y los de Palmeira entraron juntos en la Ría, pero buscaron “acubillo” distinto

El veterinario Ramiro Tubío extrajo sangre a los 4 delfines en Taragoña | Chechu Río
|

La Consellería de Medio Ambiente confirmó ayer que los cuatro delfines comunes que aparecieron varados vivos en la playa de As Caldas, junto los pilotes de hormigón de la Autovía do Barbanza, en Taragoña, había podido ser devueltos al mar y liberados gracias al despliegue de un amplio operativo dirigido por la Coordinadora para o estudo dos mamíferos mariños (Cemma). Desde dicho departamento autonómico indicaron que esa manada “puido decidir resgardarse neste punto da Ría de Arousa en busca de alimento ou para evitar un ataque por parte de arroaces”, sin descartar estuviera motivado por la presencia de orcas en mar abierto, dados los avistamientos de días pasados en Corrubedo, aunque otras fuentes indicaron que pudieron ir detrás de otro delfín enfermo o herido.


Se trató de cuatro machos de 186 a 204 centímetros de longitud, sin heridas relevantes, conscientes, activos y bien de salud y peso, “aínda que con síntomas de estrés”. Para su liberación se movilizaron dos unidades móviles con la finalidad de retirarlos de la zona de fangos y evacuarlos por tierra hasta el muelle de Taragoña, para que una vez que subió la marea , y tras las tomas de sangre y recogida de diversos parámetros, dos de ellos fueron embarcados en lancha “Tango X” de Protección Civil -uno de ellos fue luego traspasado a la “Illa de Cortegada” de Gardacostas- y otros dos en la “Agriño” del pósito rianxeiro, y que se dirigieron hasta las inmediaciones de la isla de Rúa, donde fueron devueltos al mar.


Medio Ambiente también hizo referencia a la alerta recibida el miércoles de la presencia de 5 delfines nadando en círculos en el puerto de Insuela. “Estes exemplares permaneceron separados da costa, a unha distancia máxima de 200 metros, aínda que co paso das horas foron achegándose á beira. En todo caso, un equipo de Protección Civil de Ribeira descartou a presenza da manda, tras unha inspección realizada a primeira hora do xoves”. Pese a esto último, ese mismo día se recibió una llamada para confirmar la presenza de esos delfines en el puerto de Palmeira, por lo que se movilizaron dos embarcaciones para intentar sacarlos de allí, pero debido a que estaban nadando juntos y realizando inmersiones y saltos se decidió no actuar. Ayer continuaban moviéndose por el litoral palmeirense, entre el muelle y la plata de A Corna. En todo caso, de las observaciones y análisis realizados por la Cemma, “pódese concluír que polo comportamento de cohesión de ambas mandas entraron na Ría xuntos, pero cada manda optou por un punto de acubillo distinto”, señalan desde Medio Ambiente.

Sostienen que los delfines de Taragoña y los de Palmeira entraron juntos en la Ría, pero buscaron “acubillo” distinto