Denunciados dos jóvenes en Ribeira por seguir de botellón pese a las advertencias policiales

|

Dos jóvenes fueron denunciados la pasada madrugada por la Policía Local de Ribeira por infracciones a la Lei de Sanidade, concretamente por estar haciendo botellón o consumiendo bebidas alcohólicas en la vía pública. Uno de ellos, un madrileño que recientemente cumplió la mayoría de edad, fue detectado junto a otros muchachos bebiendo en el entorno de la Praza de Pontevedra. Los agentes municipales acudieron sobre la una de la madrugada a controlar el cierre de locales del sector hostelero y sus terrazas, que cumplieron con el horario establecido. Los policías locales comprobaron que había mucha gente en la vía pública, que tuvieron que desalojar.


Entre ellos había tres jóvenes consumiendo bebidas alcohólicas y, mientras la gran mayoría atendió y cumplió las indicaciones de los agentes municipales, hubo uno que hizo caso omiso a las reiteradas advertencias que le hicieron durante un cuarto de hora en que también estuvieron desalojando a la gente, e incluso ese joven de Madrid habría proferido insultos hacia los integrantes de las patrullas policiales, y acabó arrojando contra el suelo el vaso que tenía en sus manos y que acabó hecho añicos. Los policías locales lo denunciaron por la mencionada causa por vía administrativa.


La Policía Local ribeirense acudió en torno a las dos y media de la madrugada al puerto de Palmeira, en donde tres jóvenes estaban de botellón. Los agentes municipales les solicitaron que dejasen de hacer lo que estaban haciendo y se marchasen de allí. Mientras dos de ellos les hicieron caso y se fueron, el tercero siguió tomando cervezas allí. Debido a que ese individuo siguió sin cumplir con lo que le estaban pidiendo, tras requerirle varias veces que dejase de beber en la vía pública, acabaron feminciándolo por esa supuesta infracción recogida en la Lei de Sanidade.


Por otro lado, la Policía Local recibió varios avisos por ruidos de fiestas en pisos del casco urbano y que acabaron con varias denuncias. Según pudo saber este periódico, una de ellas tuvo lugar en una vivienda situada en la Rúa Alcalde Fernández Bermúdez, en las inmediaciones de la Casa Consistorial. El primer aviso de un vecino tuvo lugar sobre la una y media de la madrugada y fue una joven la que contestó y les abrió la puerta a los agentes, que le solicitaron que dejasen de hacer ruido, pues de lo contrario procederían a tramitar la correspondiente denuncia por una infracción de la ordenanza municipal de ruidos. Aunque esa persona se comprometió a que cesaría los ruidos, los policías volvieron a recibir un aviso a las dos y cuarto y otro a las tres y media de esa misma noche, y pese a que en estos casos no les contestó nadie y tampoco les abrió la puerta, le interpusieron la correspondiente denuncia.

Denunciados dos jóvenes en Ribeira por seguir de botellón pese a las advertencias policiales