Un conocido delincuente atraca en Ribeira a una taxista y se lleva dinero tras un forcejeo

La Policía Nacional acude con bastante frecuencia a avisos en Abesadas | Chechu
|

Un conocido delincuente atracó en torno a las cuatro y media de la madrugada de ayer a una taxista a la que le había solicitado sus servicios para un desplazamiento. Ese individuo acudió a la parada de taxis y le solicitó a esa profesional que le llevase en primer lugar a un banco situado en la Avenida da Constitución para sacar dinero del cajero para luego llevarle posteriormente al edificio okupa de la Rúa Xosé Ramón Fernández Barreiro. Una vez llegó a dicha calle situada en el céntrico barrio residencial de Abesadas, el atracador echó mano de la calderilla que había en una bandeja del vehículo y la taxista trato de impedir que se la llevase, por lo que se inició un forcejeo.


Fruto de esa situación, según relató la víctima, el ladrón empezó a sangrar y seguidamente se le echó encima de ella y le mordió en las manos y le lesionó un dedo. Una vez fuera del taxi, el atracador echó mano de la puerta y se dirigió a la parte interior de la misma, donde estaba guardada una cartera con billetes, facturas, tickets y tarjetas, entre otros documentos. En ese tira y afloja, la cartera se rompió, y la taxista logró quedarse con las tarjetas, pero el resto del contenido se lo llevó el caco, por un lado, y salió despedido por el aire, por otro, quedando esparcido por las calle, incluso debajo de coches aparcados.


Durante ese forcejeo, la taxista estuvo pidiendo auxilio, pero ningún residente salió a la calle, pues desde hace más de un año tienen miedo a hacerlo, y mucho más de noche, por la presencia de unos okupas en un edificio abandonado de la misma calle. Curiosamente, la taxista indicó que fueron algunos okupas quienes acudieron en su ayuda y que incluso fueron los que llamaron a la Policía Nacional, y el atracador huyó con un botín que se calcula que rondó los 270 euros tanto en billetes como monedas, mientras que el resto hasta sumar algo más de 400 euros fueron los que quedaron diseminados, junto a otros papeles, por la referida vía pública del barrio de Abesadas.


La taxista acudió al Hospital do Barbanza a recibir asistencia e incluso le realizaron una prueba serológica -deberá repetirla- ante las sospechas de que el atracador pudiera tener una grave enfermedad contagiosa, tal y como le advirtieron algunas personas. Con el parte médico, acudió a presentar una denuncia a la comisaría, donde le mostraron un álbum de fotos en el que identificó sin ninguna duda al atracador, por lo que se decretó su busca y captura.


Esa misma noche también se registró un robo en una carpintería en Martín y las principales sospechas apuntaban a la autoría del mismo individuo. De igual modo, se le atribuye una tentativa de robo registrada hace unos días en un bar de la parroquia de Castiñeiras. 

Un conocido delincuente atraca en Ribeira a una taxista y se lleva dinero tras un forcejeo