Pendientes de Cobo y Róber

Los jugadores del Arosa saludan a los aficionados de Vilagarcía que se desplazaron el domingo a Asturias una vez finalizado el partido con victoria frente al Marino de Luanco | juan acha
|

La gran victoria del Arosa el domingo en Luanco quedó empañada por las lesiones que sufrieron en la primera parte Álex Cobo y Róber, que hoy están citados a las 11 horas con el doctor Miragaya, de la mutua federativa, para evaluar los daños en sus rodillas derechas.

El atacante de Porriño explica que “noté como si algo se descolocara y se volviese a colocar en mi pierna”. Róber dejó el campo en el primer cuarto de hora y fue examinado por el fisio del club, David Dobarro. “Cree que puede ser algo relacionado con una subluxación en la cabeza del peroné, pero hasta que me hagan las pruebas no se puede saber”. La lesión de Róber fue dolorosa, aunque pasados unos minutos remitió la dolencia. Ayer la articulación no estaba inflamada y el jugador podía caminar, pero mantenía las molestias en la zona baja de la rodilla.

En el caso del portero catalán, Cobo se lesionó al realizar una parada. “Mi peso actuó sobre la rodilla, que fue hacia dentro y noté un crujido y dolor”. El guardameta se dio cuenta de la gravedad cuando recuperó la vertical. “Intenté apoyar la pierna y ya vi que no podía”. Álex Cobo amaneció ayer sin excesiva inflamación en la zona, pero con la rodilla “bloqueada” y bastante dolor.

En Luanco el domingo fue examinado por el médico del Marino. “Me dijo que por las sensaciones que tenía podía tener afectado el menisco o el ligamento lateral externo, pero sin realizar pruebas es imposible saberlo”. Hoy espera someterse a una resonancia y conocer pronto un diagnóstico.

Pese a estos contratiempos el Arosa ha comenzado muy bien la liga de Segunda RFEF. Comparte con Unión Adarve y Salamanca el honor de haber ganado los dos primeros encuentros. “La grandeza que tiene este equipo es que somos un grupo humano maravilloso”, explicaba Pedro García el domingo al término del partido. “En el descanso lo hablamos”, dijo sobre como se rehicieron a nivel mental tras las lesiones que sufrieron sus compañeros. “Queríamos ganar por ellos y lo hicimos”.

El centrocampista vigués apuntó como claves de la segunda victoria la “determinación en tres cuartos de campo” y el “trabajo defensivo espectacular de todo el equipo”. En el vestuario tienen claro que el camino a seguir esta temporada pasa por “estar más juntos que nunca”.



Debut con gol


Los goleadores el domingo fueron dos debutantes. El capitán Julio Rey se estrenó en la categoría y marcó un gran tanto antes del descanso. El vilagarciano se perdió el primer partido contra el Arenteiro por unos problemas musculares que le condicionaron también la semana previa a enfrentarse al Marino. Su rendimiento en el campo fue alto, aunque no acabó el partido y fue sustituido por precaución ya con el 0-2 en el marcador.

Un segundo tanto cuyo autor fue Alberto Martín, que se estrenó con la camiseta arlequinada. Si había alguna duda del fantástico futbolista que incorporó la dirección deportiva a última hora la semana pasada, en Luanco quedaron completamente despejadas. El extremeño sube el nivel del equipo, por calidad, lectura del juego y experiencia. “El equipo sabe lo que tiene que hacer, hay mucha unión y trabajan desde el primero al último”. En la misma línea que el entrenador Jorge Otero, Martín reconoce que el margen de mejora pasa por el manejo de la pelota. “Estamos capacitados para hacerlo y seguro que iremos mejorando”.

El Arosa no estuvo solo en Asturias. En coches particulares se desplazaron a Luanco más de una treintena de aficionados, que animaron y dieron colorido arlequinado a la grada. “La gente está respondiendo, lo vimos en el primer partido en A Lomba y también aquí en Luanco”, explicaba Javi Fontán el domingo.

“Da gusto ver la afición que vino y como animaron. En los momentos que toca sufrir nos dan ese impulso y cuando las cosas van bien toca disfrutar con ellos”. El lateral derecho arosista está seguro que en el próximo partido, el domingo a las 17 horas frente al Llanera asturiano en A Lomba, de nuevo la afición acudirá en masa y llevará en volandas al equipo.

Será la primera vez en la historia que el equipo asturiano visite el campo de A Lomba y llegará con un punto en su casillero tras perder en la primera jornada en su visita al campo del Navalcarnero por 2-0 y tras empatar el domingo en casa ante el potente Real Avilés 1-1. l

Pendientes de Cobo y Róber