Tráfico denuncia a casi 450 motoristas en un fin de semana

|

Un total de 448 motoristas fueron denunciados por Tráfico el fin de semana pasado en una campaña especial de vigilancia y control en las carreteras más frecuentadas por ellos, la mayor parte (137) por exceso de velocidad.


Otros veinte motoristas fueron denunciados por conducir bajo los efectos del alcohol (doce) y otras drogas (ocho), informó ayer la Dirección General de Tráfico (DGT), que precisó que las 448 denuncias fueron formuladas sobre un total de 15.281 motocicletas controladas.


Las más peligrosas

La mayoría de los controles, realizados por agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, se desplegaron en carreteras convencionales, que continúan siendo las más peligrosas para los motoristas: concentran el 85% de los siniestros mortales en este tipo de vehículos.


De los 11.634 controles que se realizaron en ese tipo de vías, la infracción más numerosa fue el exceso de velocidad (137), seguida de carecer de la ITV en vigor (58), el uso de silenciadores (32) o que el conductor del vehículo no dispusiese de la documentación obligatoria (26).


Le siguen otras infracciones como no utilizar el casco (16), los adelantamientos antirreglamentarios (17) o no respetar la marca longitudinal continua (12).


“Unos comportamientos muy peligrosos si tenemos además en cuenta que en este año han perdido ya la vida 188 motoristas”, advirtió Tráfico.


Esta es la tercera campaña especial de vigilancia en las carreteras más frecuentadas por motoristas puesta en marcha por la DGT, que activó las anteriores los días 29 y 30 de mayo y 24 y 25 de julio.


Menos que en mayo

Durante la campaña que se puso en marcha en mayo se formularon 701 denuncias (279 por exceso de velocidad y 68 por no tener la ITV al día), mientras que en la del pasado mes de julio se interpusieron 457 (184 por velocidad y 58 por la ITV caducada).


Por otra parte, dos personas que circulaban en una moto a la altura de Lleida murieron el viernes por la noche al ser arrolladas por un vehículo cuyo conductor estaba borracho y drogado y que fue detenido a dos kilómetros del lugar del suceso después de darse a la fuga.


Los Mossos informaron ayer en un comunicado de que el suceso tuvo lugar sobre las 23.00 horas en la autovía A-22, a la altura de Lleida.


Sobre esa hora, una patrulla de los Mossos observó cómo un vehículo circulaba por la A-22 en sentido Lleida a muy poca velocidad y con un ruido compatible con un pinchazo en una rueda. 

Tráfico denuncia a casi 450 motoristas en un fin de semana