Una comida benéfica del Lupus con todas las precauciones y buenas noticias

Caderno, delegada de AGAL en Santiago-O Barbanza, y otras personas se fotografiaron en el photocall en el que había un Seat 600 | Chechu
|

La Asociación Galega de Lupus (AGAL) tenía ayer mucho que celebrar en su comida benéfica anual. Por un lado, la posibilidad de volver a reunirse después de que en 2020 no se pudo celebrar ese evento gastronómico a consecuencia de la pandemia derivada del coronavirus. En esta ocasión, aunque se hizo esperar un par de semanas respecto a su fecha habitual del último domingo de septiembre, la evolución epidemiológica permitió su celebración, después de que fuera mucha gente la que animó a sus responsables para que la volvieran a organizar.


Además, la delegada de AGAL en Santiago-O Barbanza, la ribeirense Loli Caderno, dio a conocer a los comensales durante su intervención en los postres que Galicia había sido la primera comunidad española en conseguir que el Ministerio de Industria autorizase a un laboratorio, ubicado en Nigrán, para homologar la colocación de láminas o lunas tintadas en el parabrisas de vehículos de personas afectadas por esta enfermedad. En ese sentido, tuvo palabras de agradecimiento para otros dos vecinos de Ribeira, el alcalde Manuel Ruiz y la conselleira Fabiola García, por trasladar esa petición a la Consellería de Industria y esta mediase ante el Gobierno de España para concedérselo. Caderno indicó que otras comunidades miran ahora a Galicia para tenerlo como ejemplo para conseguirlo para ellos.


Sorteo de obsequios

A la comida benéfica, que tuvo lugar en el restaurante Chicolino, en Exipto, y a la que no se le quiso dar demasiada publicidad para evitar aglomeraciones, asistieron 140 personas, que previamente disfrutaron de un aperitivo amenizado por el grupo de gaitas Ruada, de la Sociedad Hijos de Palmeira. Tras los discursos tuvo lugar el sorteo de más de 150 obsequios diferentes donados altruistamente para tal fin por comercios de Ribeira, Palmeira, A Pobra, Boiro y Frinsa, y para lo que se vendieron rifas, cuya recaudación va destinada a AGAL.

Una comida benéfica del Lupus con todas las precauciones y buenas noticias