La Guardia Civil investiga una extraña y pequeña explosión a las puertas de un piso de Barrantes

Imagen de archivo de agentes de la Guardia Civil | d. a.
|

La Guardia Civil investiga la pequeña explosión ocurrida ayer por la mañana en un bloque de Barrantes (Ribadumia). La puerta de una vivienda apareció con daños y marcas compatibles con una deflagración provocada por un petardo o un artefacto similar, pero no se hallaron restos. Tampoco en el interior y el piso estaba vacío, como comprobaron los agentes tras forzar la puerta.

La hipótesis inicial de los investigadores es que responda a acto de vandalismo o a un conflicto de tipo doméstico, pero, inicialmente, los residentes en este edificio de la calle Loureiro estaban muy preocupados porque pensaron que se trataba de una explosión de gas. Además, llegaron a comentar que escucharon ruidos en el interior del piso y por todo ello la Guardia Civil se dispuso a forzar la puerta. Para ello contaron después con los Bombeiros de Ribadumia, pero cuando los equipos entraron no había olor gas u otro indicio que resultase sospechoso. Tampoco había ninguna persona.

Los efectivos también realizaron las pertinentes mediciones con el explosímetro, pero los resultados dieron negativo tanto en el interior como en el pasillo. Con todo, además del ruido que escucharon los vecinos, y por lo cual alertaron a las autoridades, había otros signos evidentes de que se había producido una explosión. Fuentes del Instituto Armado confirmaron que había leves desperfectos en la puerta compatibles con una deflagración de pequeñas dimensiones, aunque no se hallaron restos del posible origen. Una vez que se comprobó que no había riesgo evidente para los residentes, los bomberos se retiraron y la Guardia Civil inició las pertinentes gestiones para tratar de esclarecer este misterioso incidente. 

La Guardia Civil investiga una extraña y pequeña explosión a las puertas de un piso de Barrantes