Los Presupuestos decepcionan en O Salnés salvo en Vilanova y Vilagarcía, que “confía” en la Xunta

Los alcaldes de O Grove, A Illa y Meis durante un pleno mancomunal | m. ferreirós
|

Decepción es la palabra que mejor define el sentimiento generalizado de los alcaldes y concejales de la comarca de O Salnés con respecto a los Orzamentos de la Xunta. No en todos los casos, pues hay dos excepciones. Una era esperada y se trata de Vilanova, que recibe más de dos millones de euros para saneamiento, la mayor cifra en inversiones de toda la zona. La otra, más inusual, es Vilagarcía, que apuesta por darle un voto de confianza a la administración autonómica.


Por lo demás, el malestar es evidente en los municipios, especialmente en aquellos que no aparecen ni en una sola de las partidas, ni siquiera en las de fondos europeos. Es el caso de Meis. Su alcaldesa, Marta Giráldez, tiene claro que presentarán alegaciones al documento a través del diputado de la comarca, Julio Torrado. 


“Busquei por Meis e nin un céntimo”, se lamenta la regidora, que recuerda que hace unas semanas la Consellería de Sanidade emitió un comunicado mostrando disposición a hacer el demandado centro de salud en el municipio. “Onde están os cartos?”, se pregunta Giráldez, que no da valor a las palabras si no vienen acompañadas de hechos. La socialista también recuerda las parcelarias pendientes y rechaza que no se contemplen inversiones en saneamiento, pese a las necesidades de Meis, con dificultades para llevar la red a determinadas zonas por su caída o dimensiones.


Malestar evidente también en A Illa. “Nin un duro para nós. Non lle debemos interesar”, apunta el alcalde isleño, Carlos Iglesias, que reconoce que la sensación es la misma año tras año. “Se aínda mantivesen o que é da súa titularidade...” se lamenta el regidor socialista, en referencia a la PO-299 donde, recuerda, “nin sequera a remataron, non fixeron o carril bici”. Su homólogo en Meaño, el independiente Carlos Viéitez, señala que las cuentas le producen “decepción non, o seguinte”, y recuerda la necesidad de aceras en el último tramo de la PO-303 y la sustitución del tejado del colegio de As Covas. En Ribadumia, creen que el documento les da “una de cal y otra de arena”, en palabras de la edil Pilar Martínez, que valora la inversión en saneamiento pero echa en falta partidas para la depuradora, ya que en verano sufren continuos problemas de falta de presión.


En Cambados, la alcaldesa, Fátima Abal, recibe con satisfacción la inversión en la lonja, pero echa en falta una partida para la Praza da Abastos, entre otras. Su compañero de gobierno, el edil de Somos Xurxo Charlín, considera que los Presupuestos son “moi cativos”, en un año clave, tras el covid. “No apartado de investimentos propios da Xunta non chega aos 800.000 euros. Se non é por Europa, serían nulos”, señala Charlín, que indica que la falta de inversión repercute en los concellos, que asumen obras que no son de sus competencias. “Parece que non hai necesidades nin en colexios ni en viais”, se lamenta. Mayúsculo es también el malestar en O Grove. Su alcalde, José Cacabelos, cree que los Presupuestos confirman que el municipio es “o gran olvidado” y echa en falta partidas para el desdoblamiento de la Vía Rápida, mientras se hace “unha mellora importante en Sanxenxo, na saída da Autovía, non vaia ser que alguén se equivoque e acabe no Grove”, ironiza. También echa en falta una partida para la tubería de O Grove, para el centro de salud o para las mejoras en San Vicente.


En Vilanova, sin embargo, entienden como “normal” la inversión de más de dos millones en saneamiento, ya que, señala el alcalde Gonzalo Durán, es un proyecto “respetuoso con el medio ambiente” y que contempla mejoras para toda la Ría. En Vilagarcía, Alberto Varela se muestra convencido de que la Xunta cumplirá con sus compromisos.


Reacciones en el Parlamento

En el Parlamento también hubo reacciones. El diputado socialista Julio Torrado cree que “comienza a ser habitual la decepción en Arousa” y ve indiscutible que falta concreción. “Prometen muy bien pero cumplen muy mal”, señala el vilagarciano, que recuerda los centros de salud de O Grove y Vilagarcía, o el pabellón de Fontecarmoa, entre otras cuestiones. Además, define las cuentas como partidistas. “Vilanova siempre está entre los más beneficiados. La Xunta tiene preferencia por Gonzalo Durán, cada uno escoge quien le representa mejor”. La nacionalista Montse Prado cree que la comarca pierde peso “ano tras ano” y destaca la reducción de inversión en Atención Primaria: “Saltan todas as alarmas”.

Los Presupuestos decepcionan en O Salnés salvo en Vilanova y Vilagarcía, que “confía” en la Xunta