Las obras de las aceras desesperan a los titulares de los puestos exteriores del Mercado

Vendedores de Abastos junto a las vallas de la obra | gonzalo salgado
|

Los comerciantes de los puestos exteriores de la Praza de Abastos se suman a las críticas a las obras de ampliación de las aceras de Alexandre Bóveda. Más que entrar en el contenido de la actuación, que criticaron otros colectivos como los ambulantes, lamentan la falta de concreción de los plazos y la ausencia de coordinación con su propia actividad.

“Non nos opoñemos a que fagan ningún tipo de obra. Queremos saber os plazos. Somos personas. Queremos que falen con nós, que dean a cara. Estamos pagando todos os meses. Aquí ninguén veu a dicirnos nada. Tivemos que estar cerrados e a nós eso non nolo paga ninguén”, explica una de las afectadas.

Los comerciantes entienden que se trata de un proceso normal dentro de una obra. El lunes de la semana pasada tuvieron que echar la verja porque se echó hormigón. Unos días después, el cierre se repitió durante media jornada. “Todo o que sabemos é polos obreiros”, asegura la comerciante, que cree que se podrían haber coordinado “alternativas”.

“Xa están as cousas mal para que as poñan máis complicadas”, se lamenta. Uno de sus compañeros incide en que la retirada de las vallas en su zona estaba prevista para el día de ayer, pero “desde o Concello dixeron que non”, asegura. Así, la actividad queda restringida por un pequeño pasillo entre obras y, asegura este afectado, las ventas se ven “resentidas”. Reclaman diálogo por parte del gobierno local para buscar una fórmula que no dañe sus intereses y, sobre todo, información. 

Las obras de las aceras desesperan a los titulares de los puestos exteriores del Mercado