lll

Recibe cada mañana las últimas noticias. REGISTRARME

Recibe las noticias desde Telegram. ÚNETE

El comienzo de un nuevo curso con la sombra de la recesión

​Las conversaciones en la calle y en nuestros círculos de amistades crece

Las conversaciones en la calle y en nuestros círculos de amistades crece, la alarma de una crisis económica tras el verano se acentúa debido a la inflación y el posible corte de gas a Alemania que son vitales para la evolución de la economía en los próximos meses.

El mapa económico se ha visto sacudido una vez más, cuando nos estamos recuperando de la crisis generada por el COVID y a los desabastecimientos que se generaron se nos suma la inflación. EEUU entra en una recesión que tiene previsión de que sea corta, en el mercado Europeo normalmente suele impactar con meses de retraso por lo que se espera que en el 2023 sea el año con síntomas más evidentes de recesión, puesto que Europa y el Banco Central Europeo va con retardo con las subidas del tipo de interés. Hay que sacrificar crecimiento contra la inflación.

El mercado laboral aguanta el tirón en verano debido a la reactivación del turismo y de la hostelería, este año marcado por la falta de personal, pese a ello, gracias al sector del turismo ha sido la dosis de oxígeno que la economía española necesitaba.

El empleo y el PIB depende del turismo pero el verano llega a su fin y los turistas extranjeros regresan a sus casas.

La incertidumbre de una recesión y su duración es lo que más preocupa a los mercados europeos y como va a afectar a la economía española, de sobra conocedores que los países del sur de Europa somos los que más tardamos en recuperarnos.

La inflación marca la tendencia en este 2022 y la previsión es que se mantenga hasta el segundo trimestre de 2023.

Septiembre es un mes marcado por el consumo de las familias, la vuelta al colegio y a la rutina, la entrada en el invierno viene marcada por una subida de los precios que empobrece a las familias y afecta a la competitividad de las empresas.

El 2022 ha arrancado con falta de suministros desde Asia, se le ha sumado la guerra de Ucrania y el incremento del precio de los combustibles y la electricidad, dejando a la luz lo evidente, que no todas son ventajas en este mundo tan globalizado.

A las puertas del invierno y con la amenaza del corte del gas a Alemania nos enfrentamos a unos meses de incertidumbre, en estos días no cesan las reuniones de dirigentes europeos para hacer acopio de reservas de gas y petróleo con los precios al alza.

Una solución por la que España y Francia luchan es por la desvinculación del precio de luz y gas que hasta ahora Alemania se negaba.

Pese a que no hay pruebas de la entrada en recesión, dado que para ello se tienen que encadenar varios trimestres de caída en PIB, hasta ahora las tablas de salvación son los fondos europeos, junto con los datos del segundo trimestre que han sido buenos, sumado a la previsión de que este tercer trimestre se vea salvado por el sector servicios.

Si bien es cierto que se espera un parón en la economía y en el consumo de las familias, por la subida de los precios. La electricidad y los productos básicos van a consumirse por el 100% de las rentas de las familias no dejando lugar al ahorro todo ello sumado a la crisis del COVID, por lo que las expectativas en el año 2023 no son muy optimistas.

Hoy viernes dos de septiembre la comisión de expertos se reúne para estudiar la subida de SMI teniendo en cuenta todas las variables de la economía actual. Los sindicatos calientan la negociación dado que no hay acuerdo con la patronal, que se encuentra en estos momentos en plena elección de nuevo líder, y un apoyo a la subida del SMI no beneficia a ninguno de los candidatos.

Los sindicatos amenazan con salir a la calle contra la CEOE. La patronal de empresarios no ha participado en la última actualización de SMI y en lo que va de año sólo se han actualizado menos de 450 convenios cuando la media es de 2000. Con una inflación del 10% el malestar social es creciente.

Las movilizaciones sindicales se esperan a partir del mes de septiembre, no sólo por la subida de SMI que la previsión es que alcance los 1049€ o el planteamiento de que esta cantidad alcance los 1100€, es evidente que en esta negociación entra en juego el bienestar de la economía familiar y la competitividad de las empresas, muchas de ellas financieramente afectadas por la crisis del COVID, por lo que ambas partes afrontan esta negociación débiles.

Las huelgas bajo la premisa de “Salario o conflicto” promovidas por CCOO y UGT se van a agudizar en los próximos meses sumada a las huelgas que ha habido hasta el momento de estibadores, empresa manufacturera, metal y administración pública ahora se le suma el sector de la administración y transporte.

Habrá que esperar a la finalización de la reunión en el día de hoy de la comisión de expertos para poder ver cómo se va a desarrollar los acontecimientos, patronal y sindicatos se preparan para una dura negociación, en los próximos días veremos el resultado de la misma.

*Asesora Laboral en
INTER Asesoría

El comienzo de un nuevo curso con la sombra de la recesión

Te puede interesar