Sábado 16.02.2019

Alertan de un punto negro de venta y consumo de droga en la Rúa Linares Rivas, en Ribeira

Comerciantes y vecinos indican que entra y sale gente del inmueble y que la conflictividad adquirió “tintes preocupantes”

El piso conflictivo que denuncian vecinos y comerciantes está en Linares Rivas | Chechu
El piso conflictivo que denuncian vecinos y comerciantes está en Linares Rivas | Chechu

Vecinos y comerciantes de la Rúa Linares Rivas y su entorno en un tramo peatonal de la Rúa de Galicia y el Malecón, en pleno casco urbano ribeirense, alertan de un punto negro de venta y consumo de droga en un piso de esa zona. Indican que el portal del edificio está abierto continuamente y que a diario se supera el medio centenar de personas que entra y sale del mismo, precisando que en algunos casos hay individuos que repiten esos movimientos una veintena de veces. Subrayaron que se trata de un problema con múltiples ramificaciones del que son conocedores en todo el entorno, pero que tienen miedo a dar la cara por temor a represalias, pues indicaron que se trata de individuos que mucha veces tienen comportamiento violentos.


Los afectados añaden que ya acudieron varias veces a avisar a las fuerzas de seguridad para que se tomen cartas en el asunto para erradicarlo, pero señalan que patrullan durante unos días y luego dejan de hacerlo, “pero cando teñen que buscar e deter a algún delincuente, veñen a ese inmoble a por él, polo que teñen que saber de sobra o que está pasando alí dentro”. Recordaron que hace algo más de un mes la Policía Nacional fue a buscar al conocido Roberto do Viso, “ao que subiron a buscar e dúas ocasións sen fortuna de atopalo. O home que está de aluguer lles dixo aos axentes que marchará por unha fiestra, pero logo de volver a mirar o atoparon agochado. Chegaron a baixalo á rúa, pero iba sen esposar e aproveitou para escapar cando lles dixo aos axentes que lle facían dano ao suxetalo polo brazo”, relató un vecino.

La dueña de un pequeño comercio dice que ya no sabe que hacer, pues está cansada de llamar al 112 cada vez que hay problemas entre ellos, que asegura son continuos, con peleas y gritos, tanto en la calle como dentro del piso. Añadió que en la comisaría le recomendaron que cada vez que pase algo es mejor que llamen al 091 para que puedan mandar una patrulla, por lo que señala que ella y otras empresarias no dudarán en hacerlo. Los denunciantes señalan que llevan más de un año soportando las molestias y perjuicios que ello les ocasiona sin que se desarrolle una actuación que ponga fin a esa situación. Pero, agregaron que desde el verano el problema se ha ido agravando y en las últimas semanas adquirió “tintes máis que preocupantes”, pues señalan que cada vez acude más gente a ese piso para supuestamente trapichear y consumir droga. Varios residentes y comerciantes manifestaron que la dueña del edificio les dijo que quiere echar al arrendatario pues, además de meter a gente poco recomendable en el piso, pudiera ser que no le pague el alquiler, pero que no se decide a denunciarlo para no meterse en líos.

Comentarios