miércoles 12/8/20

Comerciantes denuncian que el punto negro de droga en Linares Rivas causa mayor delincuencia

Señalan que se han incrementado los hurtos en negocios de la Rúa de Galicia y la mendicidad

Comerciantes indican que la existencia de un punto de venta de droga causa perjuicios
Comerciantes indican que la existencia de un punto de venta de droga causa perjuicios

La existencia de un punto negro de venta de droga en un piso de un edificio de la Rúa Linares Rivas, en pleno casco urbano de Ribeira, sigue generando una gran preocupación entre los vecinos y comerciantes. Después de que alertasen públicamente de esa situación y de la conflictividad que trae consigo a una de las zonas más importantes del comercio local, por estar en el entorno de uno de los tramos peatonales de la Rúa de Galicia, los propietarios de diferentes negocios señalaron que ello trae consigo un notable incremento de la delincuencia.

Los comerciantes hacen referencia al elevado número de hurtos de los que son objeto desde hace bastantes meses. Indicaron que varios de los individuos que entran y salen a diario, incluso varias veces, del referido inmueble en el que denuncian que se venden y consumen sustancias estupefacientes sin que nadie lo remedie, son los que luego les entran en sus negocios para sustraer prendas de ropa, complementos y otros objetos. Algunos pequeños empresarios o encargados de tiendas indicaron que esos cacos aprovechan los momentos en que hay una mayor afluencia de clientes para aprovechar cualquier despiste que tengan para entrar y llevarse cualquier cosa a la que luego le buscan salida para conseguir dinero con el que comprar droga. Debido a ello, varios de ellos se han tenido que enfrentar y plantar cara a esos individuos, a los que reconocen perfectamente, para prohibirles volver a entrar.

Varios comerciantes también indicaron que algunos de esos toxicómanos les llegaron a entrar en sus tiendas para ofrecerles piezas del botín robado en otros sitios. Sin ir más lejos, el pasado sábado uno de esos individuos, del que dicen que tiene alquilado el piso en cuestión, se presentó en varios negocios con bolsas llenas de ropa para ofrecérsela diciendo que eran de una conocida marca gallega, pero nadie se las compró. Ante esa situación y como parecía estar muy necesitado de conseguir dinero, acudió a algunos comercios en repetidas ocasiones para que le dieran dinero, algo a lo que accedieron por temor a que les puedan hacer algo. En este sentido, dijeron que este es uno de los muchos casos que se producen a diario y que están provocando un incremento de la mendicidad.


Además, los comerciantes manifestaron que lo que está ocurriendo como consecuencia de la existencia de ese punto negro de venta de droga les tiene muy preocupados, pues señalan que está generando muy mala imagen para “unha gran rúa comercial” y que potenciales clientes se lo piensen mucho antes de acercarse hasta allí para comprar. Piden que vuelva a patrullar la Policía como lo hizo meses atrás, lo que contribuyó a que se tranquilizase puntualmente la situación, pero “agora volveuse ás andadas”.

Comentarios