sábado 04.04.2020

Conserveras de la zona extreman las medidas de prevención y de seguridad frente al coronavirus

Toman temperatura y desinfectan a los trabajadores a su llegada a las instalaciones
Jealsa es una de las conserveras que está extremando las medidas de prevención
Jealsa es una de las conserveras que está extremando las medidas de prevención

Las fábricas de conservas y de productos congelados figuran entre los sectores que mantienen su actividad productiva en la actual situación de estado de alarma y confinamiento. La gran cantidad de empleados que tienen es lo que provoca que durante cada día haya un ir y venir de vehículos que recorrer la comarca para desarrollar su labor productiva, pues para la parte administrativa han optado mayoritariamente por el teletrabajo. Ante esa situación, desde el primer momento esas empresas están extremando las medidas de prevención y seguridad a la entrada y salida de sus instalaciones, con la toma diaria de temperatura a cada trabajador, que también debe pasar un proceso de desinfección antes de acceder a la planta -también cuentan con gran cantidad de puntos con desinfectante en el interior de las mismas-, y hay restricciones de acceso a las respectivas unidades productivas.

Algunas empresas están trabajando y produciendo al doble de su rendimiento habitual, dándose el caso de conserveras, como Ignacio González Montes, en Ribeira, que tienen todas sus máquinas funcionando, cuando lo habitual no es eso. Sus responsables indican que y uno de los objetivos que se marcan es poder tener suficiente stock para abastecer al mercado en momentos en los que reciban encargos masivos, que en algunos casos incluso les empezaron a llegar antes de que se decretase el estado de alarma. Y pretenden evitar cualquier contingencia logística, como es el caso del transporte de la materia prima con la que elaboran sus productos.

En Congalsa, con una planta situada en el polígono industrial de A Tomada (A Pobra), que ha dejado de realizar suministros a las empresas del canal horeca (hoteles, restaurantes y cafeterías), por encontrarse cerradas, a excepción de los que hacen repartos a domicilio, pero ha incrementado el volumen de mercancía distribuida en supermercados y tiendas de alimentación. Ello ha provocado, según señalan en esta compañía, que hayan tenido que adaptarse a esta nueva realidad a marchas forzadas y en el poco tiempo en que se han producido los cambios por la irrupción del COVID-19. Añadieron que en la empresa tratan de cumplir con la parte que les corresponde, que es atender las demandas de consumidores a través de las tiendas. l

Comentarios