jueves 17.10.2019

Copcisa paraliza la obra del centro cultural de Vilalonga y reclama casi 500.000 euros al Concello

El gobierno encarga informes jurídicos, económicos y técnicos, pero no descarta rescindir el contrato a la firma
Las obras se paralizaron en el mes de julio ante la petición de más dinero | d.a.
Las obras se paralizaron en el mes de julio ante la petición de más dinero | d.a.

Copcisa, la adjudicataria del centro cultural de Vilalonga, mantiene paralizada la obra desde el pasado mes de julio después de presentar un modificado del proyecto que eleva los trabajos casi 500.000 euros. El alcalde de Sanxenxo, Telmo Martín, calificó el “tema de delicado” durante el último Pleno ordinario a raíz de una pregunta realizada por la concejala de Ciudadanos, Vanessa Rodríguez. El gobierno no parece dispuesto a poner esa cantidad a mayores y ya ha encargado informes jurídicos, técnicos y económicos. “É unha empresa que parece que se adica a ofertar baixas case temerarias nos concursos e logo pide máis cartos a base de modificados. O que pasa é que a lei ampara este tipo de prácticas”, advirtió Martín.

De todos modos, el Concello, así apuntó el alcalde en el último Pleno, no descarta rescindir el contrato e indemnizar a la empresa con lo que corresponda si finalmente no se llega a un acuerdo con la adjudicataria.

La obra acumula un importante retraso respecto a los planes inciales del gobierno local. Y es que cabe recordar que la obra salió a licitación en noviembre de 2018 con la intención de estar lista las próximas Navidades, algo que ya parece imposible. Este proyecto salió a licitación con un presupuesto de 1.555.577 euros, y finalmente fue adjudicado por 1.370.930 euros. Entre todas las mejoras presentadas por parte de Copcisa, se encuentra la reducción del plazo de ejecución de las obras, de los 12 meses señalados en el proyecto a 8 meses y una ampliación del plazo de garantía a 5 años. El centro sociocultural contará con un edificio de dos plantas que incluirá, entre otros equipamientos, un auditorio de más de ciento cincuenta butacas, además de aulas de formación, una biblioteca, despachos o cafetería. La construcción de este edificio se interrumpió en 2008 cuando estaba hecha la cimentación y una parte de la estructura, en las que se invirtieron cerca de 200.000 euros.

La parcela en la que está situado tiene una extensión de más de 2.500 metros cuadrados y cuenta con los servicios de red de abastecimiento de agua y saneamiento, energía eléctrica y la zona dispone de aceras y alumbrado público. El proyecto también incluye la creación de un aparcamiento con veinte plazas en el exterior del edificio.

Comentarios