sábado 31/10/20

Evacúan el IES de Rianxo al declararse un incendio en un almacén del desván

Ardieron boletines oficiales archivados en unas estanterías y el fuego afectó a una parte del tejado

El humo que salía del tejado de un lateral del instituto rianxeiro era visible desde los alrededores del centro educativo | Chechu
El humo que salía del tejado de un lateral del instituto rianxeiro era visible desde los alrededores del centro educativo | Chechu

Un profesor que se encontraba fuera del edificio del IES Félix Muriel fue el que poco antes de las doce y media de la mañana se percató de que salía humo por el tejado y de que se había declarado un incendio. Fue entonces cuando se puso en marcha el plan de autoprotección del centro educativo rianxeiro y se procedió a desalojar al patio a los alumnos y profesores que había dentro. No eran muchos al tratarse de la última jornada lectiva en la que la actividad era escasa, y muchos estaban fuera o participando en actividades deportivas en las pistas del recinto educativo al coincidir con el recreo. Paralelamente y tras tener conocimiento de lo que sucedía, el director del centro educativo, Ramón Veiga, contactó con el 112, para solicitar que acudieron medios de emergencias para intervenir en dicha incidencia que se registró en un pequeño almacén del desván del lateral izquierdo del edificio.

Desde el servicio de coordinación de las emergencias se movilizó a los Bomberos del parque de Boiro -sus compañeros de Ribeira iban de camino por la AG-11 a la altura de la localidad boirense cuando fueron anulados-, Protección Civil, Policía Local, Guardia Civil y, por prevención, una ambulancia de Urxencias Sanitarias-061 Galicia con base en Rianxo, que afortunadamente no tuvo que intervenir al no haber víctimas, ni tan siquiera por inhalación de humo, que se extendió por todo el ático corrido pero no se propagó a las aulas ni otras dependencias. Mientras fueron llegando esos equipos se completó la evacuación del instituto sin que se produjesen más contratiempos gracias a la rápida reacción. El fuego afectó a gran cantidad de boletines oficiales archivados en unas estanterías y también provocó que reventasen algunas uralitas del tejado.

Los Bomberos lograron sofocar las llamas en una hora, pero permanecieron en el lugar hasta casi las tres de la tarde enfriando la gran cantidad de papeles que habían ardido, removiendo todo y empapándolos de agua para evitar que se registrasen reproducciones, aunque tan sólo se utilizaron unos 300 litros de agua para esos trabajos. También se vieron obligados a romper un poco más del tejado para facilitar las labores de ventilación, pues era gran cantidad de humo la que había acumulada en la planta alta del inmueble. Ante la previsión de lluvias para las próximas horas, se encargó una obra de emergencia para tapar la zona del tejado que quedó al descubierto. Sobre las causas del incendio, la dirección del Félix Muriel habló de la posibilidad de un cortocircuito, al haber alguna instalación eléctrica. Sin embargo, los Bomberos prefirieron ser más cautos y no apuntaron en ninguna dirección, dejando esa labor a un perito.

Comentarios