martes 22/9/20

Hosteleros de Ribeira reclaman mayor presencia policial frente a las aglomeraciones en la movida

Señalan que el recorte de media hora en el horario de cierre de los bares provocó un anticipo del gentío en calles de ocio nocturno
Jóvenes permanecieron en las calles de la movida nocturna tras el cierre de los bares
Jóvenes permanecieron en las calles de la movida nocturna tras el cierre de los bares

La reciente medida aplicada por el Concello ribeirense de recortar media hora el horario de cierre de los locales hosteleros no permitió poner fin a aglomeraciones que se venían registrando las semanas pasadas en las zonas de ocio nocturno de la capital barbanzana. Así lo afirman responsables de esos establecimientos, que señalaron que fue “un error” y “contraproducente”, pues en las madrugadas del sábado y domingo se repitieron los episodios anteriores, con el añadido de que la afluencia de gente fue mucho mayor al tratarse de agosto. 

Aseguran que lo único que se logró fue anticipar media hora el problema del gentío en la vía pública, pues señalan que las 500 o 600 personas que estaban en una treintena de bares no se marcharon a sus casas y se dirigieron a los cinco pubs, con limitaciones de aforo y que resultan insuficientes para acoger a todos, por lo que los que no entraron se quedaron fuera, “con lo que la Rúa Manzanares estaba repleta de gente”, dijo un empresario del sector. Ello provocó que esa noche la Policía Local, que contaba sólo con tres efectivos de guardia, se viese desbordada de llamadas desde varios sitios para atender incidencias.

Varios hosteleros de la ciudad indicaron que una o dos patrullas de Policía Local resultan “insuficientes” para controlar una situación así, con cientos de personas en las calles de ocio nocturno que hay repartidas por la ciudad. Por ello, creen que la decisión más acertada pasa por reforzar la presencia policial, con un mínimo de 6 u 8 agentes, para ponerle freno. Precisaron que la mayoría son jóvenes, e incluso menores de edad, que están con botellas consumiendo en la calle, y si no hay quien los eche de allí van a seguir. Cabe recordar que el último fin de semana de julio la simple presencia de una patrulla de agentes municipales y otra de comisaría cumplió el objetivo para que dispersasen las decenas de jóvenes sin mascarillas que se aglomeraron en la Rúa Alcalá Galiano.

El dueño de un pub ribeirense indicó que hace tres lustros se introdujeron modificaciones en las normativas para permitir la apertura de ese tipo de locales en Ribeira, que pueden cerrar más tarde, y que entonces sólo dieron el paso media decena de hosteleros, principalmente invirtiendo en la insonorización de sus establecimientos, y afirma que “de estos polvos vienes estos lodos”. 

Dueños de bares proponen que la Alcaldía les conceda más horario, como el de los que cierran más tarde, y que así se consigue que la gente no esté en la calle, pero los de los pubs señalan que eso sería un agravio comparativo. Otra solución que plantean pasa, como sucede en otras ciudades de España dada la excepcionalidad provocada por la Covid-19, que cierren todos a las dos o tres de la madrugada, concediendo ayudas económicas a los que se vean perjudicados, “pues se trata de que no haya aglomeraciones en la calle ante un grave problema como la pandemia por la que atravesamos”, matizó un hostelero.

Comentarios