sábado 04.04.2020

RIVEIRA - Incautan dos planeadoras por exceso de caballaje, de tripulación y de cupo de erizo de mar y falsedad documental

El puerto de Aguiño fue escenario en la mañana de ayer de un operativo desarrollado por la Guardia Civil, con la colaboración en su fase final de la delegación riveirense del Servizo de Gardacostas .

Imagen del exceso de erizo de mar que se incautó a marineros en Aguiño
Imagen del exceso de erizo de mar que se incautó a marineros en Aguiño

El puerto de Aguiño fue escenario en la mañana de ayer de un operativo desarrollado por la Guardia Civil, con la colaboración en su fase final de la delegación riveirense del Servizo de Gardacostas y que se cerró con la incautación de dos planeadoras, a las que se les atribuyen varias infracciones de la normativa vigente, y que ya fueron trasladadas y depositadas en la nave que posee la Xunta en Brión. El propietario de una de las lanchas fue denunciado por un delito de falsedad documental, pues los agentes pudieron comprobar que su nombre, matrícula y folio se correspondían con la de otra.

Del mismo modo, ambas embarcaciones fueron denunciadas por exceso de caballaje en sus motores, pues en una de ellas era de 130 y en la otra de 150 caballos, y por exceso de tripulación, al ir cuatro personas en una de las planeadoras para faenar, cuando el máximo por barco es de tres, mientras la otra la dejaron fondeada en la zona de Area Basta, para luego repartir las capturas de erizo de mar entre ambas. Según apuntaron profesionales que trabajan en el mar, esta es una práctica más habitual de lo que parece y que se hace para ahorrar costes, al desplazarse y permanecer encendido el motor de una sola mientras se faena en lugar de llevar las dos.

Respecto a esto último, también se les levantaron actas por exceso de cupo de ese producto al llevar una cantidad que superaba en 61 kilos la máxima permitida según el cupo de los marineros enrolados. Según fuentes a las que tuvo acceso este periódico, mientras una de las planeadoras llegó al puerto con dos tripulantes y con sus cupos correspondientes de 30 kilos cada uno para subastarlos en la lonja, la otra embarcación se desvió hacia la zona del astillero con los kilos que supuestamente habían capturado de más y con la finalidad de eludir el paso obligatorio por el que tiene que pasar el producto en la zona portuaria. Según apuntaron desde la Consellería do Mar, estos marineros trabajan en equipo con la finalidad de conseguir saltarse los controles en el muelle, y que esta práctica hay que erradicarla.

Comentarios