lunes 26/10/20

El jurado declara culpable de homicidio al hombre que mató a puñaladas a una amiga en Boiro

En el veredicto tienen en cuenta la eximente incompleta de consumo de sustancias y de modo especial de alcohol
El juicio se desarrolló en la sección sexta de la Audiencia Provincial de A Coruña desde el pasado lunes
El juicio se desarrolló en la sección sexta de la Audiencia Provincial de A Coruña desde el pasado lunes

El jurado popular ha declarado culpable de un homicidio doloso al hombre que mató a puñaladas a una amiga con la que convivía en Boiro, unos hechos que se remontan al mes de julio de 2017.

Así lo ha determinado el jurado popular tras unas horas de deliberación sobre el caso, que fue juzgado esta semana en la sección sexta de la Audiencia Provincial de A Coruña, con sede en Santiago.

Los hechos se remontan al mes de julio de 2017, cuando el acusado y la víctima, a los que unía una relación de amistad, vivían juntos en la zona de Ribeira. El día 31, según el escrito de acusación de Fiscalía, ambos pasaron la noche con varios conocidos y, bien en compañía de ellos o bien posteriormente, consumieron cocaína. Además, el acusado había “ingerido mucho alcohol”.

Tras marcharse los conocidos en común, y mientras cenaban, la víctima y el acusado mantuvieron una fuerte discusión “por temas de dinero”, durante la cual el procesado cogió un cuchillo de cocina de 15 centímetros de hoja con la intención de atacar a la víctima.

Ella “huyó escaleras arriba tratando de refugiarse en alguna de las estancias del piso superior”, pero fue alcanzada en el cuarto de baño, donde el acusado la acuchilló varias veces. Dos de las puñaladas atravesaron la cavidad torácica y abdominal y, tras lesionar el pulmón, alcanzaron la aorta descendente, una “lesión mortal”. La víctima falleció por la hemorragia aguda interna “de forma inmediata”.

Tras darse cuenta de que no se movía, el hombre “intentó hacer torniquetes” a la víctima con el pantalón que ella vestía y una camiseta y llamó al 112 para avisar y hacer creer que otra persona la había atacado. El acusado huyó al llegar la Guardia Civil, pero fue detenido poco tiempo después.

Por estos hechos, Fiscalía consideró al hombre autor de un delito de homicidio doloso y pidió para él la pena de 12 años y medio de prisión. La defensa, por su parte, consideraba que se había producido un homicidio imprudente o con dolo eventual.

Durante el desarrollo del juicio y a preguntas de su abogado, el acusado ha reconocido que aquel día llevaba bebiendo alcohol y consumiendo drogas desde la mañana y hasta que sucedieron los hechos, en torno a la 1 de la madrugada del 31 de julio de 2017.

Asimismo, ha asegurado que su intención nunca fue matar a la víctima, que era su “amiga” y que consideraba como “una madre”. “La apreciaba, se portaba bien conmigo”, ha dicho el acusado, que ha recordado que, cuando se dio cuenta de lo que había pasado trató de hacerle un torniquete y llamó al 112 para pedir ayuda. “Fue como si pasase una cosa y de repente otra, y no pasase nada por el medio”, ha dicho, en alusión a que no recuerda la agresión.

En otro orden de cosas, el procesado ha contado que la víctima “se convertía en una persona totalmente diferente” cuando consumía alcohol y drogas, algo que también hizo ese día. “Se ponía muy agresiva”, ha dicho, recordando que unos días antes le había agredido en la cabeza con un taburete, un ataque por el que él llegó a quedar inconsciente.

“Me dijo que me iba a matar y entré en pánico”, dijo el acusado, que ha afirmado que fue ella la que cogió un cuchillo de grandes dimensiones en la cocina para amenazarlo. Dado que la puerta del piso de abajo se encontraba “cerrada”, el procesado ha explicado que subió al piso superior perseguido por la víctima, con la que mantuvo un forcejeo en el baño.

“Si no había otra persona en la casa, tuve que ser yo”, ha dicho, en relación a las múltiples puñaladas que sufrió la víctima, dos de las cuales le perforaron la aorta y causaron su inmediato fallecimiento. Aunque ha reconocido ante la sala que fue él el que le clavó el cuchillo, ha sostenido que no recuerda el contexto ni los hechos.

Tras asistir a las sesiones del juicio y deliberar, el jurado ha determinado a última hora de ayer que el hombre es culpable de un delito de homicidio doloso, aunque tienen en cuenta la eximente incompleta de consumo de sustancias, especialmente alcohol, cuando se produjeron los hechos enjuiciados. l

Comentarios