martes 20/10/20

A POBRA - El culturista David Bermo se prepara para afrontar con garantías sus futuros retos en categoría sénior

La llegada del pobrense David Bermo Lojo, de 26 años, al mundo del culturismo es muy reciente, pues se produjo hace escasamente 36 meses cuando, como muchos jóvenes, acudió al gimnasio Ozono de Boiro -desde hace 4 meses entrena en el riveirense de A Fieiteira- para ponerse en forma.

La llegada del pobrense David Bermo Lojo, de 26 años, al mundo del culturismo es muy reciente, pues se produjo hace escasamente 36 meses cuando, como muchos jóvenes, acudió al gimnasio Ozono de Boiro -desde hace 4 meses entrena en el riveirense de A Fieiteira- para ponerse en forma. Allí había una persona, Ramón González, que preparaba a gente para desarrollar sus músculos y le metió el gusanillo en el cuerpo, preparándole una dieta específica y pegó un gran cambio pues en un año ganó diez kilos (de 79 a 89). Desde entonces, lo que empezó siendo mejorar físicamente le llevó a acudir a torneos de culturismo. Este año decidió dejar de competir para ganar peso y prepararse para salir en sénior en 2015.
El año pasado empezó en el Campeonato Gallego de Culturismo para principiantes y quedó primero, lo que le permitió acudir al interrregional del norte de España y volvió a ganar. Continuó su preparación y a mediados de mayo de este año quedó segundo en el gallego y ganó en el interregional, proclamándose campeón absoluto. Una semana después, se presentó en el Open Muscle Power en San Sebastián en la modalidad Classic Bodybuilding. Venció en el interregional, clasificándose para el nacional, en donde se quedó a las puertas de subir al podio. El 1 de junio acudió a la Copa de España, donde compitió en la talla alta de la modalidad clásica y quedó primero. Desde entonces se prepara para salir en 2015 con el mayor peso posible, para lo que hará un año entero de volumen. Su meta es entrenar duro y  suplementar su alimentación con productos naturales, con proteínas, hidratos de carbono y aminoácidos -nada de anabolizantes-, para estimular al cuerpo a que crezca. Por ahora, en algo más de cuatro meses pasó a pesar 110 kilos y a partir de ahora tiene tiempo por delante para seguir mejorando “y no me marco límites”. De su trayectoria señala que la del 2013 ha sido una “temporada perfecta” para ser su segundo año en competición. Le está muy agradecido a su preparador que le incitó a acudir a varias citas, dándole la confianza necesaria “con gran acierto”, dijo.
Hace tres semanas abrió una tienda de suplementación deportiva, Muscle Zone Riveira, y no se queja de como le van las cosas. “El culto al cuerpo está creciendo mucho, y en los hombres cada vez más. Me ven grande, entran a preguntar y se llevan productos para completar su alimentación”, señaló Bermo. Sobre lo que van buscando, dice que los hay que quieren ver marcados sus abdominales, la conocida popularmente como tableta de chocolate, pero también otros que buscan tener volumen. “Lo que no hay son milagros, sino trabajo y sacrificio, que sólo lo sabe uno mismo y la pareja”. n

Comentarios