• Miércoles, 17 de Octubre de 2018

Reportaje | Aprendiendo a conocer el territorio a través de las Letras Galegas

Sesenta personas pertenecientes a varias generaciones de familias y amigos integraron los diez equipos participantes en la I Carreira cas Letras Galegas, que organizó la asociación de vecinos de Carreira.

Reportaje | Aprendiendo a conocer el territorio a través de las Letras Galegas
Los ganadores de la Carreira cas Letras Galegas se subieron a un “podio”. El Mago Paco ofreció un espectáculo en Aguiño | Chechu
Los ganadores de la Carreira cas Letras Galegas se subieron a un “podio”. El Mago Paco ofreció un espectáculo en Aguiño | Chechu

Sesenta personas pertenecientes a varias generaciones de familias y amigos integraron los diez equipos participantes en la I Carreira cas Letras Galegas, que organizó la asociación de vecinos de Carreira. A cada uno de ellos se les entregaron en el punto de partida cuatro mapas de dicha parroquia ribeirense con tres balizas marcadas en cada uno y que debían de localizar sobre el terreno, concretamente en Carreiriña, Outeiro y A Filgueira, para conocer las estrofas de un poema de María Victoria Moreno, y luego ordenarlas adecuadamente para recitarlas en un escenario. Lo más importante era pasar un par de horas divertidas en familia y sentirse parte de un grupo, pero como en toda competición hubo ganadores: en primer lugar quedó Saaaal -iniciales de cada miembro del grupo-, con un tiempo de 46 minutos y 55 segundos, superando en diez segundos a Os Cataventos de Carreira, y en tercer lugar Equipo A (52:30). Se hizo un reconocimiento especial al cuarto, Patrulla Martínez, que perdió dos minutos buscando una baliza que el viento o alguien había sacado, y que se tuvo que reponer, y que de no ser así hubieran acabado en mejor posición. Lo más llamativo fue que pese a vivir en la parroquia muchos no conocían los caminos, al igual que sucedió con la fuente de A Filgueira.
Con conocer el territorio también tuvo que ver la actividad más madrugadora del día, que fue la I Andaina Coñece Leiro, pues a las nueve y media de la mañana partieron del centro cultural Vicente Vidal 50 caminantes adultos para andar 17 kilómetros en tres etapas para acercarse a elementos destacados del patrimonio de la parroquia rianxeira, como fuentes, puentes, cruceiros y, en especial, la piedra del monte Palleiro que relacionan con la leyenda de Gatofero. Una hora y media después partieron del mismo lugar 15 niños, acompañados de mayores, para visitar O Curruncho dos Porcos, en donde el pescador José María Vicente Somoza encontró hace 42 años un casco de oro perteneciente a la Edad de Bronce que encontró. Fue ese hombre que lo descubrió dentro de una cazuela de barro a 60 centímetros de profundidad cuando removía la tierra para colocar los cimientos de una caseta, el que les contó su historia, que concluyó con su venta por un millón de pesetas al Museo Arquelógico de A Coruña con la condición de que nunca debería salir de la provincia. Antes de regresar a comer la paella y divertirse con juegos para niños, los chiquillos tuvieron ocasión de pasar por la playa de A Ribeira, sin bañarse.
Un evento que contó mucha concurrencia a lo largo de la jornada fue la VIII Romaría das Letras no Barbanza, que en esta ocasión cambio su habitual ubicación en  la finca del Pazo de Goiáns por el parque de A Cachada. Hubo juegos tradicionales y populares, las actuaciones de los grupos folklóricos Aroña, de Abanqueiro, de la ANPA de Escarabote, Nunca é Tarde e Aínda é Sedo, Abeloura, Xilbarbeira, las cantareiras Lumieira y Caxade acompañado de la banda de música de Boiro. También tuvo lugar una lectura de textos de la obra de autora homenajeada en el Día das Letras Galegas a cargo del grupo de teatro Airiños de Asados y la presentación de los libros “Doce cartas a María Antonia Moreno” de Ánxela Gracián y “Alma e o mar” de Chisco Fernández Naval. Todo el hubo expositores de colectivos colaboradores, una muestra fottográfica sobre la homenajeada y una exhibición de encaje de las palilleiras Revolteiras. 
En Campo de Pazo (Taragoña) Antrospinos celebró la festividad con una Feira de 1906, que incluyó un homenaje a María Victoria Moreno, los pasacalles de un grupo de gaitas con integrantes de Cangrexeiros y Buxaina, comida popular, un serán con Teixeidal, Nunca é Tarde, Lusco e Fusco, A Dorniña de Abanqueiro, Estróupele y gaiteiros y xeiteiras de Fogo Fatuo, para rematar con el concierto de O Perucos. Por su parte, en Aguiño contaron con una jornada de dibujo en el conservatorio e hinchables en el parque posterior y acabó con el espectáculo de ilusionismo “O cinematomago” del Mago Paco. Y en Corrubedo, el Club de Jubilados organizó una fiesta en la Casa do Mar con las pandereteiras Asubieiras de Padín y la representación de una obra teatral y una chocolatada con animación musical. l