Sábado 15.12.2018

RIVEIRA - Investigan un posible caso de maltrato animal en un piso de la Praza de Compostela

La Policía Local de Riveira abrió diligencias, que serán remitidas al juzgado, por un posible caso de maltrato animal en un piso situado en la céntrica Praza de Compostela.

La Policía Local acudió a la zona acompañada de la empresa que gestiona la perrera      CHECHU RÍO
La Policía Local acudió a la zona acompañada de la empresa que gestiona la perrera CHECHU RÍO

La Policía Local de Riveira abrió diligencias, que serán remitidas al juzgado, por un posible caso de maltrato animal en un piso situado en la céntrica Praza de Compostela. Fue una vecina la que a última hora de la tarde de este lunes acudió a la base de dicho cuerpo de seguridad para alertar de que de una vivienda próxima a la suya salía un olor nauseabundo, que suponía que se debía a excrementos de perros, a los escuchaba ladrar y sospechaba que estaban en malas condiciones, aunque no los llegó a ver debido a que, según manifestó, no los sacaban de su casa.

Ante la posibilidad de que se tratase de un episodio de maltrato animal, una patrulla de agentes municipales se desplazó hasta el lugar en torno a las ocho de la tarde y comprobó que en dicho piso viven dos hermanos de 20 y 25 años. Una vez dentro de dicho inmueble se encontraron a cada uno de los dos perros encerrados en sus respectivas habitaciones, a oscuras y con defecaciones y orines de los perros por varias partes.

Los policías locales entendieron que esos canes no podían seguir en esas condiciones, por lo que les pidieron que se los entregasen voluntariamente, a lo que les respondieron que tenían que consultarlo con su madre, al asegurar que ella es la propietaria. Reconocieron que hace un mes que los tenían en esas condiciones y que no eran capaces de atenderlos. Una vez que contaron con el beneplácito de la progenitora, los agentes municipales y un empleado de la empresa Servigal, acudieron a recoger los perros para ser trasladados a la perrera municipal riveirense.

En estos momentos se está a la espera del dictamen del veterinario, que emitirá el correspondiente informe que se adjuntará a las diligencias abiertas por la Policía Local de Riveira y que posteriormente serán remitidas al juzgado. Desde el Grupo de Convivencia e Protección Animal de A Pobra se están realizando gestiones para poder sacarlos de la perrera para llevarlos a una casa de acogida. Por ello, piden la colaboración ciudadana para que se haga cargo de ellos. El macho es de color marrón, se llama Zeus y tiene 3 años, mientras que el otro perro es una hembra, se llama Cata y tiene 2 años. Desde el citado colectivo están pendientes de si alguno de los dos canes precisa licencia de perro potencialmente peligroso, pues según les indicó la dueña uno de ellos es un cruce de bóxer con presa canario y el otra mezcla de bóxer con bull terrier.

Comentarios