lunes 25/1/21

RIVEIRA - El mar se vuelve a teñir de naranja

Los socorristas izan la bandera roja al detectar la mancha de origen desconocido

Las aguas de la playa de O Vilar se tornaron anaranjadas y los socorristas izaron la bandera roja          CHECHU RÍO
Las aguas de la playa de O Vilar se tornaron anaranjadas y los socorristas izaron la bandera roja CHECHU RÍO

Al igual que ya sucedió el pasado 5 de agosto en la playa de Castro-Catía y, en menor medida, en la de As Carolinas, ayer el agua del mar se volvió a teñir de naranja. En esta ocasión sucedió en uno de los arenales riveirenses de mar abierto: O Vilar. Los socorristas se percataron a las tres y media de la tarde de que a la altura de unas rocas cercanas a la zona nudista había una mancha de color rojizo, que empezó a extenderse por el resto de la costa adquiriendo un tono más anaranjado, por lo que se activó una alerta. Poco después se desplazaron al lugar la Policía Nacional y personal del parque natural.
Como medida preventiva, los socorristas cambiaron la bandera verde que ondeaba desde las 12.00 horas por la roja, para prohibir el baño ante el desconcierto que provocó esa mancha, sobre todo al extenderse por el resto de la playa. Aunque a raíz de que se detectó esa mancha fueron bastantes los bañistas que se marcharon, hubo algunos que se quedaron y los que empezaron a llegar no desaprovecharon la oportunidad de broncearse. Pero también hubo quienes hicieron caso omiso de las recomendaciones de los socorristas con el izado de la bandera roja y se dieron más de un chapuzón. Un joven le comentó a uno de sus amigos que se le estaba enrojeciendo la piel, pero no le prestó atención y se zambulló cuantas veces quiso.
Sobre el origen de esta mancha anaranjada volvieron a surgir numerosas dudas, aunque desde el área municipal de Medio Ambiente volvieron a indicar, tal y como lo hizo en su momento la Consellería do Mar, que podría tratarse de la proliferación de la microalga “noctiluca scintillans”, conocida como chispa de mar, pero su textura era más grasienta que la de la mancha que apareció en la playa aguiñense. De todos modos, al no acudir nadie a informar oficialmente a los bañistas sobre de que se trataba, se generó gran desconcierto, pues había quienes incluso insistían en que podría tratarse de un desove acelerado de mejillón. n

Comentarios