lunes 09.12.2019

Roban unos 200 euros, un teléfono móvil y otro material tecnológico en la tienda Trazos Arte Estudio

El ladrón arrancó una chapa de la parte inferior de la puerta del negocio para acceder a su interior y hacerse con el botín
El caco abrió la caja registradora para llevarse 200 euros en billetes y monedas | Chechu
El caco abrió la caja registradora para llevarse 200 euros en billetes y monedas | Chechu

La tienda Trazos Arte Estudio, ubicada en la Rúa Pérez Galdós, del casco urbano ribeirense, fue objeto de un robo con fuerza, que se suma a otros hechos similares que se registraron en la capital barbanzana y que vuelven a generar gran preocupación entre los comerciantes. En torno a las cuatro de la madrugada de ayer, tras arrancar una chapa metálica de la parte inferior de la puerta principal del establecimiento, un individuo accedió a su interior por el pequeño hueco abierto. Así se pudo comprobar a través de las cámaras de vigilancia el personal de la central de alarmas al saltar este sistema de seguridad, desde donde se llamó por teléfono a la propietaria, pero no respondió ya que se encontraba durmiendo y tenía el teléfono móvil silenciado.

Al no responder contactar con ella, fue cuando dio la alerta a la Policía Nacional, que desplazó una patrulla al lugar de los hechos, pero no localizaron al autor del mismo, ni tampoco pudieron acceder a su interior, ni tampoco lograron hablar con la sueña del negocio, por lo que precintaron la entrada al local, dejándole por escrito los pasos que debía seguir. Fue a las siete de la mañana cuando, tras ver la llamada de la central de alarmas, contactó con ella, así como con la comisaría de Ribeira, y al ser informada de lo ocurrido se dirigió hacia la tienda, donde comprobó lo sucedido, pero no tocó nada para evitar destruir pruebas o indicios que permitan obtener alguna pista del ladrón.

Tras un primer inventario, la propietaria de Trazos Arte Estudio, María Martínez, que recordó que a última hora de la tarde anterior (20.30) dejó el comercio perfectamente cerrado, en condiciones y con la alarma conectada, indicó que el caco se llevó unos 200 euros en billetes y monedas que dejara para cambio en la caja registradora, que sufrió daños pues la forzaron pese a que tenía colocada en la cerradura la llave que permite su apertura. Además, el ladrón también sustrajo un teléfono móvil tipo smartphone, dos relojes, varias pulseras de bisutería, dos disco duros externos, un dispositivo USB, unos auriculares inalámbricos, valorado todo ello en unos 350 euros. La propietaria, que recordó que ya le intentaron entrar a robar hace un año, manifestó que tiene un gran disgusto y mal cuerpo, ya no tanto por el material y dinero sustraído, sino por el temor que siente de que le vuelvan a entrar en su negocio.

Comentarios