lunes 24.02.2020

El Arosa deja escapar su ventaja ante un filial que le hizo daño

POLVORÍN 2 - 2 AROSA

Estuvo a merced en el primer tiempo, en el que Javi Otero marcó el 0-1 y Rayco empató de falta. Manu Rodríguez hizo  el 1-2 tras el descanso, pero otra vez encajó en el tramo final

Trapero trata de frenar un avance de Morais con muchos espacios en una acción de la primera parte|
Trapero trata de frenar un avance de Morais con muchos espacios en una acción de la primera parte|

El Arosa sumó ayer en Lugo ante el Polvorín su tercer empate consecutivo en un partido en el que fue superado claramente por su rival sobre todo en la primera parte, pero en el que se adelantó por dos veces en el marcador con los tantos de Javi Otero y Manu Rodríguez. El filial lucense respondió en los minutos finales de ambas mitades con un golazo de falta directa de Rayco y otro de Manu Núñez, el mejor del encuentro, para sellar un empate justo que ralentiza a los visitantes en su carrera hacia el play-off.

El Arosa sigue cuarto, pero ya tiene encima al Fabril, que tiene un partido menos, y a la UD Ourense, que le visita el domingo. La de ayer, en la fría mañana lucense a orillas del Miño, fue una de las actuaciones más discretas de los arlequinados en lo que va de liga. Cierto que tenían bajas, pero salieron airosos de una primera parte que pudo ser ruinosa. Y eso que el equipo de Rafa Sáez empezó bien en los primeros minutos, con determinación para irse a campo contrario y una ocasión clara en una dejada de Pedro Beda sobre Raúl, cuyo remate se fue cruzado.

Pero muy pronto quedó claro que el plan visitante de irse a campo contrario a presionar la salida de balón del filial hacía aguas. El Polvorín leyó muy bien el partido, alternando balones largos a la espalda de la defensa arlequinada sobre Rayco y Morais, con salidas en pases verticales por abajo con un Manu Núñez indetectable para los medios visitantes.

Y es que el Lugo B si algo tiene son jugadores dinámicos, capaces de combinar rápido y con precisión. Por eso Chiqui encaja a la perfección en ese filial. El vigués se benefició del plan de su ex equipo, ya que empezó a recibir balones con espacio y tiempo para encarar a Adrián Gómez. El Arosa en la primera parte persiguió sombras, pero tuvo en Trapero y en Manu Tánoas dos apagafuegos que evitaron que tuvieran premio los méritos locales.

En el recuento de ocasiones, un disparo de Álex Rey que se fue a córner dio inicio al carrusel. El equipo de Jose Durán dispuso de varios saques de esquina y de una falta en la frontal que lanzó Matías Vesperini y el balón tocó la parte superior del larguero.​ Morais tuvo otra al recibir en campo abierto, le ganó la partida a Iago y acabó rematando a la media vuelta ya dentro del área, el balón se fue a córner pegado al poste (minuto 21).​ Otro remate cruzado de Morais, entrando en carrera en área por la derecha que se perdió cruzado, fue la última antes de que ocurriese lo que parecía impensable tal y como estaba la película. Y es que el Arosa no estaba cómodo, no es habitual que no tenga los partidos controlados, sin embargo en pleno dominio de su rival hizo el 0-1 en una acción aislada. Centró bien Cotilla al segundo palo, el viento le jugó una mala pasada al portero Marino, que midió mal, por lo que remató en boca de gol con el pie Javi Otero.​

El 0-1 no cambió la dinámica del juego. Siguió dominando el Polvorín, y en el 27 Manu Táboas salvó el 1-1 con un paradón a remate de Chiqui dentro del área.​ Trapero abortó otra muy clara llegando al corte cuando se disponía a rematar Morais dentro del área.​

El Arosa estaba mal pese al resultado,  no robaba en campo contrario y sufría corriendo detrás de sus rivales. ​ A cinco minutos del descanso llegó la roja al entrenador local por protestar en un partido que no había tenido ni una sola acción polémica. Poco después el árbitro señaló una falta en la frontal del área visitante y mostró amarilla a Trapero. Así nació el empate. La falta la lanzó Rayco, salvando la barrera y haciendo el 1-1. Solo siete días después el Arosa recibía otro mazazo de falta directa.

Mejoría tras el descanso

El paso por vestuarios sentó mejor a los visitantes. Rafa Sáez cambió el plan. El Arosa en la segunda parte junto líneas, el Polvorín ya no tuvo espacios claros en los que recibir y hacer daño. Por fin el partido empezó a jugarse a lo que querían los arlequinados.  Manu Táboas dejó de ser protagonista y el Arosa, aunque sin la claridad de su rival, poco a poco fue jugando más en campo contrario con posesiones más largas. Partiendo de una mejor organización defensiva consiguió llegar más al área rival.

El árbitro mostró amarilla a Pedro García en una falta en mediocampo, una tarjeta que acarrea sanción por ciclo. Poco después llegó el 1-2. En una jugada larga, con dos centros desde la derecha, el rechace le cayó a Raúl en tres cuartos de campo, el juvenil con mucha claridad de ideas habilitó con un muy buen pase a Manu Rodríguez, que libre de marca en el vértice del área se adentró y disparó abajo cruzado, un buen gol (min. 71), el tercero en ocho días para el morañés, que fue el que más tiró del carro en ataque en la segunda parte, descolgado por delante de Pedro García y Rául.

Tras el gol el Arosa mantuvo el control del partido, no llegaba el Polvorín, que pronto movió el banquillo con un cambio ofensivo. Entró Christian y se fue el lateral Varo. El Arosa por su parte, introdujo un cambio defensivo, Pacheco por Javi Otero. ​El pontevedrés se situó por delante de Adri Gómez. El otro lateral, Cotilla, tuvo una ocasión tras pared con Beda, pero el remate se estrelló en el lateral de la red. Ya en el último cuarto de hora, con el Polvorín desorganizado, el Arosa perdonó el 1-3. Fue un dos contra uno de Manu Rodríguez y Pedro Beda, el brasileño pecó de individualista en el área y remató fuera con su compañero pidiéndole el balón. Poco después llegó el 2-2. Christian se revolvió en el área, aunque Táboas salvó el primer remate, el segundo le cayó en área pequeña a Manu Nuñez, que marcó a placer. Con la salida de Manu Rodríguez se acabó el Arosa en ataque y lo destacable en el duelo, salvo el debut del juvenil visitante de primer año Álex

Comentarios