domingo 29/11/20

El Arosa tropieza en A Coruña con una piedra en su camino

SILVA 2 -1 AROSA

Mal partido de los arlequinados, que se adelantaron rápido y se dejaron llevar por el fútbol directo del Silva. Cuarta derrota en liga, minimizada por los pinchazos de los rivales directos

Catú gana a Marcos Gómez uno de los numerosos balones aéreos que hubo en el partido
Catú gana a Marcos Gómez uno de los numerosos balones aéreos que hubo en el partido

El Arosa encajó ayer en A Coruña su cuarta derrota en lo que va de liga al caer ante un Silva que logró remontar tras el descanso. Fue un premio a la voluntad y al empuje de un conjunto necesitado, que llevó el juego a su terreno y minimizó a un Arosa que se olvidó de jugar y lo pagó muy caro.

Róber hizo un gol olímpico, con la colaboración del portero Ríos, a los cinco minutos. El 0-1 se presentaba como el mejor escenario posible dadas las dinámicas opuestas de ambos equipos. Sin embargo el Silva se rebeló a estas tendencias, lo basó todo en una voluntad de hierro y su fútbol directo, con el central Fuiza jugando por detrás de los dos delanteros, y a base de insistir e insistir con más empeño que claridad encontró premio.

El Arosa estuvo desdibujado, se limitó a tratar de frenar las embestidas locales, se olvidó de echar el balón al suelo y proponer alternativas a un partido de músculo, y cuando lo hizo en la segunda parte con la entrada de Suso y Jorge Sáez cometió un error defensivo que le costó la derrota, posiblemente en uno de los peores partidos de la temporada de los de Rafa Sáez.

Los daños del tropiezo con esta piedra en el camino quedan minimizados por los resultados de los perseguidores, ya que solo ganó el Choco, que ahora es quinto a 5 puntos del Arosa, empató el Fabril y perdieron UD Ourense, Arzúa y Barco, por lo que el equipo de Vilagarcía conserva la tercera plaza.

Repitió Rafa Sáez el once que ganó al As Pontes con la única novedad de Adrián Gómez en el lateral derecho en vez del sancionado Javi Fontán. Los primeros minutos ya dejaron ver lo que sería la primera parte, un partido físico, con mucho juego directo de los locales a base de intensidad.

Joel Sanabria repitió como referente en ataque de los arlequinados. El paraguayo hizo una buena arrancada en potencia por el centro para desplegar en ataque al Arosa por primera vez. En un saque de esquina el equipo de Rafa Sáez hizo el 0-1 a los cinco minutos. Lanzó Róber desde la izquierda muy cerrado y el meta Ríos se “comió” el balón en su intentó de despeje prácticamente dentro de la portería.

Tras el tanto el Silva cambió su plan, pasó de su 5-3-2 a adelantar al central Fuiza al centro del campo, situándolo por detrás de los puntas Joao y Souto. Con un 4-4-2 en rombo en el medio y todo juego directo, el partido se afeó más si cabe. Disputas, contactos constantes y una guerra de guerrillas en cada acción aérea y en cada segundo balón. El Arosa se limitó a mantenerse firme ante la propuesta rudimentaria local, con más empeño y empuje que claridad.

La mejor ocasión del Silva la tuvo Marcos Gómez, en una falta lejana, desde unos 35 metros, que estrelló en el larguero. Fuiza, con un remate de cabeza desviado en una falta lateral y Jacobo Lazcano, que lanzó un centro chut también desde más de treinta metros que sacó de la escuadra Manu Táboas, tuvieron las otras opciones locales en la primera parte.

El Arosa, por su parte, tuvo varias opciones con espacios en transición en las que le faltó asociarse y un mejor entendimiento para finalizar. A destacar dos ocasiones, siempre con Róber de protagonista. Manu Táboas envió un gran balón largo hacia el atacante de Porriño, que entrando en área en diagional por la izquierda remató contra un defensa en el minuto doce. Más tarde y tras un error del portero local llegó Róber por la izquierda y su centro no lo pudo rematar Sanabria en área pequeña porque se tropezó justo antes. Lo mejor del Arosa al descanso fue el marcador, ya que no dio sensación de mordiente arriba.

En la segunda parte siguió empujando el Silva, con el Arosa centrando sus esfuerzos en tareas defensivas y sin capacidad para plantear problemas a la zaga coruñesa. La primera ocasión de la reanudación la tuvo Marcos Gómez, en una acción de estrategia en un córner, pero su remate le salió mordido. El Silva siguió apretando y logró su gol en un balón largo que ganó Joao Paulo, la puso abajo en área y entró Marcos Gómez para marcar en el primer poste a placer.

El 1-1 hizo reaccionar a Rafa Sáez al dar entrada a Suso y Jorge Sáez para tratar de dominar el juego a través del balón y cambiarle el paso al partido. Mejoró el Arosa, que al fin empezó a jugar a su fútbol. Jorge Sáez hizo una gran acción por dentro que acabó en un clara ocasión de Róber, cuyo remate dentro del área se perdió cruzado.

El partido había cambiado, pero el Silva no desfalleció en ningún momento y aprovechó un balón largo que midió mal Pacheco en mediocampo para montar una transición en superioridad numérica que finalizó Fuiza. Fue la guinda a su gran partido. El central ganó la batalla física en mediocampo y además marcó el gol de la victoria. El 2-1 fortaleció más si cabe al Silva, también muy correoso a la hora de defender.

El Arosa ya jugó con el paso cambiado, salvo una jugada que inició Cotilla en la izquierda triangulando y que finalizó en un remate de Róber que envió a córner Ríos, los arlequinados apenas generaron peligro. En los últimos minutos entró Iago Martínez por Sanabria y fue Pacheco el que jugó de delantero, ya en una medida desesperada que no dio resultados.

La derrota es un toque de atención ante un rival que empujado por su necesidad de puntos le superó. Al Arosa le faltó fútbol para hacer correr a su rival hacia atrás, pero le favorecieron este fin de semana los resultados en otros campos que minimizan la derrota. Las opciones de llegar al segundo puesto parecen remotas porque las diferencias ya son muy amplias, pero sigue dependiendo de sí mismo para colarse en el play-off.

Comentarios