lunes 24.02.2020

El Cortegada encaja su tercera derrota consecutiva

Las vilagarcianas hicieron un muy buen comienzo de partido ante el Añares Rioja, para desaparecer del encuentro en el último tramo
Un lance anterior entre ambos equipos  | d. a.
Un lance anterior entre ambos equipos | d. a.

El Cortegada no logró ayer imponerse al Añares Rioja, que terminó venciendo a las vilagarcianas a pesar de que los primeros 25 minutos del encuentro dieron alas a creer en que podía ser posible la victoria.

Sin embargo, el Cortegada acabó desapareciendo del partido y las rivales se aprovecharon de esta circunstancia para llevarse el encuentro. Así las cosas, la opción que había de que las arousanas subieran hasta la novena posición de la clasificación tendrá que esperar.

El equipo que dirige Rubén Domínguez comenzó apostando por demostrar una alta intensidad en la cancha y tanto esta apuesta, como las rotaciones, parecían funcionar a la perfección. De este modo, respondían eficazmente a las rivales cada vez que estas intentaban controlar el juego.

Las vascas, por su parte, habían recuperado para este choque a las dos jugadoras extranjeras, Jaisa Nunn y Jéssica Fequiere, pese a lo cual no conseguía que se reflejase en el marcador el mayor peso que demostraban, dominando el rebote por completo. 

El primer parcial se cerró con un 19-18, logrando que los triples fueran la guinda a los minutos más brillantes de las de Vilagarcía. Zeltia Presas logró dos aciertos consecutivos desde la larga distancia, que se sumaron a otro de Patricia Vicente, obligando a Domínguez a pedir tiempo muerto con un 21-28 en contra.

La máxima encestadora, Fequiere, regresó entonces a la cancha, poniendo en serios aprietos desde ese momento, con constantes tantos desde todas las distancias, al equipo de Rubén Domínguez.  Al ecuador se llegó con un marcador de  tablas, 42-42.

A falta de dos minutos para finalizar el tercer cuarto, el Cortegada se mantenía aún por delante (51-53) gracias a acciones de sus jugadoras exteriores. Pero fue en ese momento cuando desaparecieron. Las locales endurecieron la defensa, lo cual afectó al bajón de las visitantes, que pasaron a encajar un 18-0 de parcial y no anotaron ni un solo punto en casi cinco minutos.

Las locales pudieron hacer lo que quisieron en lo que restaba de partido, llegando hasta el final sin ninguna dificultad, con intercambios de canastas que nada tenían que decidir y que solo constataron la victoria de las vascas, a pesar del buen inicio que habían demostrado las vilagarcianas. Finalmente, la derrota para el Cortegada fue por 15 puntos, la tercera consecutiva este año.

Comentarios