Luisito, energía y carisma para salvar al Arosa

A primera hora de la tarde el presidente presentó a Luisito a los jugadores | Mónica Ferreirós

En la misma sala de reuniones que vivió el martes en un tono generalizado de profunda tristeza la despedida de Jorge Otero, ayer fue presentado Luisito Míguez como nuevo entrenador del Arosa. Las sensaciones en el ambiente eran muy diferentes. De hecho, la oficina del club estaba repleta de directivos e incluso de aficionados. El técnico de Teo de 55 años llega al Arosa como revulsivo para los cinco partidos que restan de esta temporada y firma con la condición de seguir también el año próximo independientemente de la categoría en la que milite el equipo. “Dame igual adestrar ao Arosa en Terceira, Segunda B ou Preferente, hai clubs aos que non lles digo case nunca que non”, dijo en su presentación Luisito.


El Arosa da la batuta a una persona que aúna experiencia, carácter, mucha energía y conocimiento. Y que no deja indiferente a nadie. Llega en el momento justo para dejar su impronta en unos jugadoras señalados por su pésima imagen ofrecida en el último partido en Salamanca, que le costó el cargo a Jorge Otero.


La directiva y la dirección deportiva se decantaron por Luisito una vez que el propio Rafa Sáez no se vio “mentalmente preparado” para asumir el reto de entrenar en este mes y medio que resta de liga. Luisito llega solo, pero anunció que la próxima temporada se rodeará de las personas habituales de confianza en su cuerpo técnico.


Curiosamente debutará este domingo ante el Pontevedra, que no le renovó este verano después de cumplir su segunda etapa en Pasarón, donde tuvo una trayectoria destacada en su primer ciclo, con ascenso incluído. Será por tanto un debut especial para Luisito, que fue jugador del Arosa durante dos temporadas: la 1989-1990 en Segunda B y la 1998-1999 en Tercera División, jugando un total de 73 partidos y marcando 29 goles.


Tanto en su etapa de futbolista como ahora de entrenador tuvo una carrera destacada. Dirigió a Ciudad de Santiago, Racing de Ferrol, CD Ourense, Pontevedra y Fabril en Segunda B. Nunca escondió su ilusión de entrenar algún día al Arosa y al Compostela, ahora le llega la oportunidad en Vilagarcía.


Manolo Abalo se mostró “contento” con la llegada de Luisito, aunque también se acordó de Jorge Otero en su intervención. El presidente destacó la “disposición” del de Teo para sellar “en cinco minutos” ayer por la noche su fichaje fraguado en una reunión en Padrón. Abalo dijo que le hubiese gustado que Luisito llegase “noutras circusntancias”.


Por su parte, el nuevo técnico reconoció su especial ilusión de regresar a Vilagarcía “23 anos despois porque cando estaba aquí naceu meu fillo”, por lo que el vínculo afectivo con el club es inolvidable. Luisito le dio las gracias al presidente y a Rafa Sáez, “non hai ninguén que veña aquí con máis ilusión ca mín. É un reto difícil, pero querer é poder e hai que crer e seguir crendo”, fue su mensaje.


Luis Míguez también tuvo palabras para Jorge Otero, destacando su faceta profesional y personal. “Tratarei de convencer aos futbolistas de que son moito mellores do que reflexa a clasificación, que fixeron unha primeira volta moi boa, e que por circunstancias do fútbol o equipo vese nunha situación difícil, pero tampouco insalvable, queda pouco tempo, pero hai que ter moitísima enerxía e as cousas moi claras. Quero mandarlle unha aperta moi grande a Jorge (Otero), que merece moito a pena como persoa e adestrador, sei perfectamente polo que está pasando porque eu xa pasei por iso”.


Después de la presentación en A Lomba pasó el reconocimiento médico se fue a almorzar con la directiva y por la tarde dirigió su primer entrenamiento en Vilaxoán, pensando ya en el debut especial el domingo en A Lomba (17 horas) en el derbi. “O Pontevedra é como o meu irmán maior que nos tivemos que separar, se digo que non lle teño cariño, minto. Pasei unha época moi boa polas dúas partes, pero agora só penso no Arosa e só penso en gañar, non lle deixo gañar aos fillos e menos lle vou deixar gañar ao Pontevedra”.


Luisito se generó mucha adherencia con la afición del Pontevedra, y ahora se marca ese reto con el del Arosa. “Tiña claro que en Galicia un dos equipos que me gustaría adestrar era o Arosa. Máis ilusión ca mín non a ten ninguén. É un clube referente a nivel galego e nacional, leva temporadas facendo moi ben as cousas. Hai que loitar a morte para non perder a categoría. A afección sabe que en ilusión, gañas e traballo non me vai a gañar ninguén”. Ayer algunos aficionados se desplazaron al entrenamiento, en el que el nuevo técnico ya intentó imprimir su peculiar carácter para elevar la intensidad en cada acción de los jugadores. Esa intensidad será clave para poder revertir una situación que “non é insalvable”. Hoy el equipo volverá a entrenar, y lo hará en Baltar (Portonovo) a las 11 horas.

Luisito, energía y carisma para salvar al Arosa

Te puede interesar